Prolapso rectal

En esta sección:

¿Qué es el prolapso rectal?

El prolapso rectal ocurre cuando la mucosa del recto desciende a través del ano. En un prolapso rectal completo, toda la pared del recto desciende a través del ano. En un prolapso rectal parcial, solo el revestimiento del recto desciende a través del ano.

¿Cuán común es el prolapso rectal?

El prolapso rectal es relativamente poco frecuente. Un estudio realizado en Finlandia encontró que, cada año, alrededor de 2.5 de cada 100,000 personas reciben un diagnostico de prolapso rectal completo.15

¿Quién tiene más probabilidad de presentar prolapso rectal?

Entre los adultos, el prolapso rectal es más común en las personas mayores de 50 años y más común en las mujeres que en los hombres. Alrededor del 80 al 90 por ciento de los adultos con prolapso rectal son mujeres.16

El prolapso rectal es muy poco común en los niños, y los niños con esta afección suelen ser menores de 4 años.17

Doctora hablando con una paciente
El prolapso rectal es más común en las mujeres que en los hombres

¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con prolapso rectal?

Algunas mujeres que presentan prolapso rectal tienen debilitados los músculos del piso pélvico. Estas mujeres pueden tener otros problemas relacionados con los músculos debilitados del piso pélvico como:

  • hernia de los intestinos (enterocele)
  • abultamiento del recto dentro de la parte frontal de la vagina (rectocele)
  • abultamiento o caída de la vejiga dentro de la vagina (cistocele) (en inglés)
  • caída del útero o vagina fuera de sus posiciones normales (prolapso uterino o vaginal)

¿Cuáles son las complicaciones del prolapso rectal?

Las complicaciones del prolapso rectal incluyen:

  • úlceras en el recto, que podrían causar sangrado
  • prolapso rectal que no puede ser empujado de nuevo hacia el interior del cuerpo, lo cual es una urgencia médica porque puede cortar el suministro de sangre a la parte del recto que ha descendido a través del ano
  • lesión de los músculos y nervios del esfínter, que causa o empeora los problemas de control intestinal (incontinencia fecal)

¿Cuáles son los síntomas del prolapso rectal?

Los síntomas del prolapso rectal incluyen:

  • una masa de color rojizo que sobresale del ano
  • estreñimiento, diarrea o ambos
  • sensación de que el recto no se ha vaciado después de una deposición
  • paso de sangre y mucosidad del recto
  • incontinencia fecal

Sin tratamiento, los síntomas como el estreñimiento y los problemas de control intestinal pueden empeorar. Con el tiempo, el recto puede descender a través del ano con mayor frecuencia y facilidad. Es posible que el recto no vuelva a entrar al cuerpo espontáneamente y sea necesario volver a colocarlo en su lugar.

Si se tienen síntomas de prolapso rectal, se debe consultar con el médico sobre el tratamiento. El tratamiento puede ayudar a prevenir que los síntomas empeoren y a prevenir complicaciones.

Se debe buscar atención médica de inmediato si se tienen síntomas de complicaciones, como sangrado abundante o un prolapso rectal que no puede ser empujado hacia el interior del cuerpo.

¿Qué causa el prolapso rectal?

Los expertos no están seguros de qué causa el prolapso rectal. Ciertos defectos estructurales y factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de un prolapso rectal.

Defectos estructurales

En los adultos con prolapso rectal, los médicos han encontrado ciertos defectos en la pelvis o en la parte inferior del aparato digestivo. Estos defectos podrían aumentar la probabilidad de prolapso rectal, o el prolapso rectal podría causar o empeorar estos defectos. Los defectos estructurales que se encuentran a menudo en los adultos con prolapso rectal incluyen:

  • un recto que no está fijo en su lugar y puede moverse más de lo normal
  • músculos del piso pélvico debilitados
  • esfínteres anales debilitados

En niños con prolapso rectal, los médicos han encontrado diferencias en la estructura del recto. Por ejemplo, el recto podría no tener la curva habitual y estar en una posición recta y vertical, lo que podría incrementar la probabilidad de prolapso.

Factores de riesgo

Ciertas afecciones que aumentan la presión dentro del abdomen o debilitan los músculos del piso pélvico podrían aumentar la probabilidad de prolapso rectal. Por ejemplo:

  • estreñimiento crónico o distensiones musculares durante las deposiciones
  • diarrea crónica
  • fibrosis quística (en inglés)
  • enfermedades y trastornos que afectan los nervios o tejidos de los músculos del piso pélvico
  • infecciones intestinales con ciertos parásitos
  • cirugía pélvica
  • tos ferina

¿Cómo diagnostican los médicos el prolapso rectal?

Para diagnosticar el prolapso rectal, los médicos preguntan sobre la historia clínica y los síntomas y hacen un examen físico. En algunos casos, también ordenan pruebas.

Examen físico

El médico examinará el ano del paciente para revisar si tiene un prolapso rectal completo o parcial. Si el médico no ve un prolapso, es posible que le pida al paciente que puje como si estuviera haciendo una deposición para ver el prolapso rectal. El médico también podría hacer un examen rectal digital.

Pruebas

Los médicos pueden ordenar pruebas para confirmar el diagnóstico de prolapso rectal o para detectar otros problemas. Estas pruebas podrían incluir:

Los médicos pueden ordenar pruebas adicionales como la manometría anorrectal, para revisar cuán bien funcionan los nervios y los músculos del recto y el ano.

¿Cómo tratan los médicos el prolapso rectal?

En adultos, los médicos suelen tratar el prolapso rectal con cirugía. Incluso después de la cirugía, el prolapso rectal se puede volver a presentar. Reducir o evitar el estreñimiento puede disminuir la probabilidad de que esto vuelva a suceder.

En los niños, los médicos suelen tratar el prolapso rectal enfocándose en la causa subyacente, como el estreñimiento, el esfuerzo durante las deposiciones o la diarrea. Si el tratamiento de la causa no funciona, entonces pueden hacer una cirugía para corregir el prolapso.

Bibliografía

Agosto de 2019
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.