Cirrosis

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es una condición médica en la que el hígado está cicatrizado y permanentemente dañado. El tejido cicatricial reemplaza el tejido sano del hígado y evita que funcione normalmente. El tejido cicatricial también bloquea parcialmente el flujo de sangre a través del hígado. A medida que la cirrosis empeora, el hígado empieza a fallar.

Muchas personas no saben que tienen cirrosis, debido a que es posible que no tengan signos o síntomas hasta que el hígado está muy dañado.

Un hígado sano y un hígado con cirrosis.Un hígado sano (izquierda) y un hígado con cirrosis (derecha).

¿Qué tan común es la cirrosis?

Los investigadores calculan que aproximadamente 1 de cada 400 adultos en los Estados Unidos tiene cirrosis. La cirrosis es más común en adultos de 45 a 54 años de edad. En los Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 200 adultos de 45 a 54 años de edad tiene cirrosis. Los investigadores creen que la cifra real puede ser más alta porque muchas personas que tienen cirrosis no son diagnosticadas.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar cirrosis?

Las personas con ciertas afecciones de salud tienen más probabilidad de desarrollar cirrosis. Las personas también tienen más probabilidad de desarrollar cirrosis si1

¿Cuáles son las complicaciones de la cirrosis?

A medida que el hígado va fallando, se pueden desarrollar complicaciones. En algunas personas, las complicaciones pueden ser el primer signo de la enfermedad. Las complicaciones de la cirrosis pueden incluir lo siguiente:

Hipertensión portal

La hipertensión portal es la complicación grave más común de la cirrosis.2 La hipertensión portal es una condición médica que ocurre cuando el tejido cicatricial bloquea parcialmente y retarda el flujo normal de sangre a través del hígado, lo cual causa presión arterial alta en la vena porta. La hipertensión portal y sus tratamientos pueden llevar a otras complicaciones, entre ellas:

  • venas agrandadas, llamadas várices, en el esófago, el estómago o los intestinos, lo cual puede causar hemorragia interna si las venas se revientan
  • hinchazón en las piernas, tobillos o pies, llamada edema
  • acumulación de líquido en el abdomen, llamada ascitis, lo cual puede resultar en una infección grave en el espacio que rodea al hígado y a los intestinos
  • confusión o dificultad para pensar causadas por la acumulación de toxinas en el cerebro, llamada encefalopatía hepática

Infecciones

La cirrosis aumenta la probabilidad de contraer infecciones bacterianas, como infecciones urinarias y neumonía

Cáncer de hígado

La cirrosis aumenta la posibilidad de contraer cáncer de hígado.3 La mayoría de las personas que desarrollan cáncer de hígado ya tienen cirrosis.4

Insuficiencia hepática

Con el tiempo, la cirrosis puede causar insuficiencia hepática. Una insuficiencia hepática ocurre cuando el hígado está muy dañado y deja de funcionar. La insuficiencia hepática también se conoce como enfermedad hepática terminal. Esto puede requerir un trasplante de hígado (en inglés).

Otras complicaciones

Otras complicaciones de la cirrosis pueden incluir:

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis?

Es posible no tener signos o síntomas de cirrosis hasta que el hígado está muy dañado.

Los síntomas tempranos de la cirrosis pueden incluir:

  • sentirse cansado o débil
  • poco apetito
  • perder peso sin intentarlo
  • náuseas y vómito
  • dolor leve o molestia en la parte superior derecha del abdomen

A medida que la función hepática empeora, pueden aparecer otros síntomas, como:

  • moretones y hemorragias que ocurren fácilmente
  • confusión, dificultades para pensar, pérdida de memoria, cambios de personalidad o trastornos del sueño
  • hinchazón en la parte inferior de las piernas, tobillos o pies, llamada edema
  • hinchazón por acumulación de líquido en el abdomen, llamada ascitis
  • picazón severa en la piel
  • oscurecimiento del color de la orina
  • tinte amarillento en la parte blanca de los ojos y en la piel, llamado ictericia

¿Qué causa la cirrosis?

La cirrosis tiene diferentes causas. Algunas personas con cirrosis tienen más de una causa que contribuye al daño del hígado.

Causas más comunes

Las causas más comunes de la cirrosis son:

Causas menos comunes

Algunas de las causas menos comunes de la cirrosis incluyen:

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos la cirrosis?

Los médicos diagnostican la cirrosis basándose en la historia clínica, un examen físico y los resultados de las pruebas médicas.

Historia clínica

El médico le hará preguntas a una persona acerca de los síntomas. También le preguntará si tiene una historia de afecciones de salud que aumentan la probabilidad de desarrollar cirrosis.

El médico preguntará acerca del consumo de alcohol y del uso de medicamentos de venta libre y recetados.

Historia clínica del paciente.El médico preguntará acerca de la historia de afecciones de salud.

Examen físico

El médico examinará el cuerpo de una persona, usará un estetoscopio para escuchar los sonidos en el abdomen y palpará o presionará áreas específicas del abdomen. El médico verificará si el hígado es más grande de lo que debería ser. También examinará si hay sensibilidad o dolor en el abdomen.

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la cirrosis?

Análisis de sangre

El médico puede recomendar los siguientes análisis de sangre:

  • pruebas del hígado que pueden mostrar concentraciones anormales de enzimas hepáticas, lo cual puede ser un signo de que el hígado está dañado. El médico puede sospechar que existe una cirrosis si una persona tiene:
    • un aumento en las concentraciones de las enzimas hepáticas alanina transaminasa, aspartato transaminasa y fosfatasa alcalina
    • un aumento en las concentraciones de bilirrubina
    • una disminución en las concentraciones de proteínas en la sangre
  • conteo sanguíneo completo, que puede mostrar indicaciones de infección y anemia posiblemente causadas por una hemorragia interna
  • pruebas para detectar infecciones virales con el fin de determinar si una persona tiene hepatitis B o hepatitis C
  • pruebas de sangre para detectar enfermedades hepáticas autoinmunitarias, que incluyen las pruebas de anticuerpos antinucleares, anticuerpos antimúsculo liso y anticuerpos antimitocondriales

Basándose en los resultados de las pruebas de sangre, el médico puede diagnosticar ciertas causas de la cirrosis.

El médico puede usar pruebas de sangre para determinar la gravedad de la cirrosis.

Viales de sangre para pruebas de sangreEl médico puede usar pruebas de sangre para determinar la gravedad de la cirrosis.

Imágenes diagnósticas

Las imágenes diagnósticas pueden mostrar el tamaño, la forma, la textura y la rigidez del hígado. La medición de la rigidez del hígado puede mostrar cicatrices. El médico puede usar medidas de rigidez para determinar si la cicatrización está mejorando o empeorando. Las imágenes diagnósticas también pueden mostrar cuánta grasa hay en el hígado. El médico puede usar una o más de las siguientes imágenes diagnósticas:

  • imágenes de resonancia magnética (MRI)
  • ultrasonido (ecografía)
  • rayos x, como escaneos por tomografía computarizada (TC)
  • elastografía transitoria, una imagen por ultrasonido especial que mide la rigidez del hígado y puede medir la grasa del hígado

Biopsia del hígado

El médico puede realizar una biopsia del hígado para determinar cuánta cicatrización tiene. Una biopsia del hígado puede diagnosticar la cirrosis cuando los resultados de otras pruebas son inciertos. La biopsia puede mostrar la causa de la cirrosis. A veces el médico puede descubrir que algo que no es la cirrosis ha causado que el hígado se dañe o se agrande. El médico también puede diagnosticar el cáncer de hígado basándose en los resultados de la biopsia del hígado.

Tratamiento

¿Cómo tratan los médicos la cirrosis?

Los médicos no tienen tratamientos específicos que puedan curar la cirrosis. Sin embargo, pueden tratar muchas de las enfermedades que causan la cirrosis. Algunas de las enfermedades que causan la cirrosis se pueden curar. El tratamiento de las causas subyacentes de la cirrosis puede evitar que la cirrosis empeore y puede ayudar a prevenir la insuficiencia hepática. El tratamiento exitoso puede mejorar lentamente algunas de las cicatrices en el hígado.

¿Cómo tratan los médicos las causas de la cirrosis?

La mayoría del tiempo los médicos tratan las causas de la cirrosis con medicamentos. El médico le recomendará a una persona que deje de hacer algunas cosas como beber alcohol y tomar ciertos medicamentos que pueden haber causado o empeorado la cirrosis.

Enfermedad hepática alcohólica

Si una persona tiene la enfermedad hepática alcohólica , el médico le recomendará que deje de tomar alcohol por completo. El médico puede referir a la persona a un tratamiento para el consumo de alcohol.

Enfermedad del hígado graso no alcohólico

Si una persona tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico, el médico puede recomendar que pierda peso. La pérdida de peso por medio de una alimentación saludable y de actividad física regular puede reducir la grasa en el hígado, la inflamación y las cicatrices.

Hepatitis C crónica

Si una persona tiene hepatitis C crónica, el médico puede recetarle uno o más medicamentos que han sido aprobados para tratar la hepatitis C desde 2013. Los estudios han mostrado que estos medicamentos pueden curar la hepatitis C crónica en 80 a 95 por ciento de las personas con esta enfermedad.5

Hepatitis B crónica

Para personas con hepatitis B crónica, el médico puede recetar medicamentos antivirales que retrasan al virus o evitan que el virus dañe aún más al hígado.

Hepatitis autoinmunitaria

Los médicos tratan la hepatitis autoinmunitaria (en inglés) con medicamentos que eliminan o disminuyen la actividad del sistema inmunitario.

Enfermedades que dañan, destruyen o bloquean los conductos biliares

Los médicos usualmente tratan las enfermedades que dañan, destruyen o bloquean los conductos biliares con medicamentos como el ursodiol (Actigall, Urso). Los médicos pueden usar procedimientos quirúrgicos para abrir los conductos biliares que están estrechados o bloqueados. Las enfermedades que dañan, destruyen o bloquean los conductos biliares incluyen la colangitis biliar primaria (en inglés) y la colangitis esclerosante primaria (en inglés).

Enfermedades hepáticas hereditarias

El tratamiento de las enfermedades hepáticas hereditarias depende de la enfermedad. La mayoría del tiempo el tratamiento se enfoca en el manejo de los síntomas y las complicaciones.

Uso prolongado de ciertos medicamentos

El único tratamiento específico para la mayoría de los casos de cirrosis causada por ciertos medicamentos es dejar de tomar el medicamento que causó el problema. Se debe hablar con el médico antes de dejar de tomar cualquier medicamento.

¿Cómo tratan los médicos las complicaciones de la cirrosis?

Los tratamientos para las complicaciones de la cirrosis incluyen los siguientes:

Hipertensión portal

Los médicos tratan la hipertensión portal con medicamentos para reducir la presión arterial alta en la vena porta. Los tratamientos para las complicaciones de la hipertensión portal incluyen:

  • Venas agrandadas en el esófago o estómago, llamadas várices. El médico puede recetar medicamentos para disminuir la presión en las venas del esófago o estómago. Esto reduce la posibilidad de que las venas se agranden y se revienten, causando hemorragia interna. Si una persona vomita sangre o tiene heces negras o con sangre, debe ir a un hospital de inmediato. Los médicos pueden realizar ciertos procedimientos durante una endoscopia superior o usar procedimientos quirúrgicos para detener la hemorragia interna.
  • Hinchazón en las piernas, tobillos o pies, llamada edema. El médico puede recetar medicamentos que eliminan el líquido del cuerpo. El médico recomendará limitar la cantidad de sal en la dieta.
  • Acumulación de líquido en el abdomen, llamada ascitis. El médico puede recetar medicamentos que eliminan el líquido del cuerpo. El médico recomendará limitar la cantidad de sal en la dieta. Si una persona tiene grandes cantidades de líquido en el abdomen, el médico puede usar una aguja o una sonda para drenar el líquido. El médico examinará el líquido para determinar si hay signos de infección. El médico puede recetar medicamentos para tratar una infección o prevenir una infección.
  • Confusión, dificultades para pensar, pérdida de memoria, cambios de personalidad o trastornos del sueño, conocidos como encefalopatía hepática. El médico puede recetar medicamentos que ayudan a disminuir las concentraciones de toxinas en el cerebro y mejoran la función cerebral.

Infecciones

Si una persona tiene una infección bacteriana, el médico le recetará un antibiótico.

Cáncer de hígado

El médico puede tratar el cáncer de hígado con los procedimientos médicos que eliminan o destruyen las células cancerosas, como cirugía, radioterapia y quimioterapia. Los médicos también tratan el cáncer de hígado con un trasplante de hígado.

Insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática, también llamada enfermedad hepática terminal, ocurre cuando el hígado deja de funcionar. El único tratamiento para la insuficiencia hepática es un trasplante de hígado.

Otras complicaciones

El médico puede tratar otras complicaciones a través de cambios en los medicamentos, la dieta o la actividad física. El médico también puede recomendar una cirugía.

¿Qué se puede hacer para evitar que la cirrosis empeore?

Para ayudar a evitar que la cirrosis empeore, una persona puede:

Una persona debe hablar con el médico sobre el riesgo de contraer cáncer de hígado y la frecuencia con la que debe hacerse chequeos.

¿Cuándo consideran los médicos la opción de realizar un trasplante de hígado para la cirrosis?

El médico considerará un trasplante de hígado (en inglés) cuando la cirrosis conduce a una insuficiencia hepática. Los médicos consideran realizar un trasplante de hígado solo después de haber descartado todas las demás opciones de tratamiento. Una persona debe hablar con el médico para determinar si un trasplante de hígado es la opción más adecuada en su caso.

Doctor hablando con un paciente, ambos hombres.Una persona debe hablar con el médico para determinar si un trasplante de hígado es la opción más adecuada en su caso.

Bibliografía

[5] Hepatitis C FAQs for health professionals. Centers for Disease Control and Prevention, Division of Viral Hepatitis website. http://www.cdc.gov/hepatitis/HCV/HCVfaq.htm. Updated February 23, 2018. Accessed March 26, 2018.

Alimentación, dieta y nutrición

¿Qué deben comer las personas si tienen cirrosis?

Si una persona tiene cirrosis, debe comer una dieta saludable y bien balanceada (en inglés). La persona debe hablar con un médico, un dietista o un nutricionista sobre la alimentación saludable.

¿Qué deben evitar comer y beber las personas si tienen cirrosis?

Si una persona tiene cirrosis, debe evitar comer mariscos, pescados y carnes crudos o poco cocidos. Las bacterias o virus de estos alimentos pueden causar infecciones graves en las personas que tienen cirrosis.

El médico puede recomendar limitar la sal en la dieta y limitar el consumo de grasas o proteínas.

La persona debe dejar de beber alcohol por completo porque este puede causar más daños al hígado.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos realizan y apoyan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y la raíz de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para examinar otros aspectos de la atención médica, como maneras de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Qué ensayos clínicos están disponibles?

Para más información sobre los ensayos clínicos que actualmente están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov (en inglés).

Marzo de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a: Jasmohan S. Bajaj, M.D., Virginia Commonwealth University School of Medicine

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.