Reflujo gástrico (reflujo gastroesofágico [RGE] y la enfermedad por reflujo gastroesofágico [ERGE]) en adultos

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago.

El ácido gástrico que toca el revestimiento del esófago puede causar acidez, conocida también como indigestión ácida.

¿Se conoce el reflujo gastroesofágico por otro nombre?

Los médicos también se refieren al reflujo gastroesofágico como:

  • indigestión ácida
  • reflujo gástrico
  • regurgitación ácida
  • acidez
  • reflujo

¿Cuán común es el reflujo gastroesofágico?

Tener reflujo gastroesofágico de vez en cuando es común.

¿Qué es la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una forma de reflujo gastroesofágico de más larga duración y más grave.

¿Cuál es la diferencia entre el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico que se presenta más de dos veces por semana durante unas pocas semanas podría ser una enfermedad por reflujo gastroesofágico. Con el tiempo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede causar problemas de salud más graves. Si una persona piensa que tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico, debe consultar con el médico.

¿Cuán común es la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico afecta aproximadamente al 20 por ciento de la población de los Estados Unidos.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Cualquier persona puede desarrollar esta enfermedad, algunas sin razón aparente. Es más probable que una persona desarrolle enfermedad por reflujo gastroesofágico si:

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

A veces, si se deja sin tratar, con el tiempo la enfermedad puede causar complicaciones graves, como:

Esofagitis

La esofagitis es una inflamación en el esófago. Los adultos que padecen esofagitis crónica durante muchos años tienen más probabilidad de desarrollar cambios precancerosos en el esófago.

Estenosis esofágica

Se presenta una estenosis esofágica cuando el esófago se estrecha demasiado. Las estenosis esofágicas pueden causar problemas al tragar.

Problemas respiratorios

Con la enfermedad por reflujo gastroesofágico, el paciente podría inhalar ácido gástrico a los pulmones. El ácido gástrico puede irritar la garganta y los pulmones, causando problemas respiratorios, como:

  • asma: una enfermedad en los pulmones de larga duración que hace a la persona más sensible a las cosas a las que es alérgica
  • congestión en el pecho, o exceso de líquido en los pulmones
  • tos seca y de larga duración o dolor de garganta
  • ronquera: pérdida parcial de la voz
  • laringitis: inflamación de la caja laríngea que puede causar pérdida de la voz a corto plazo
  • neumonía: infección en uno o ambos pulmones, que se repite
  • sibilancias: silbido agudo al respirar

Esófago de Barrett

Algunas veces, la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede causar esófago de Barrett (en inglés). Una pequeña cantidad de personas con esófago de Barrett desarrollan un tipo de cáncer de esófago poco frecuente pero a menudo mortal.

Si la persona tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico, debe consultar con el médico sobre cómo prevenir o tratar problemas a largo plazo.

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Si la persona tiene reflujo gastroesofágico, podría sentir el sabor de la comida o el ácido gástrico en la parte posterior de la boca.

El síntoma más común de la enfermedad por reflujo gastroesofágico es acidez habitual, una sensación de ardor y dolor en la mitad del pecho, detrás del esternón, y en la mitad del abdomen. No todos los adultos con enfermedad por reflujo gastroesofágico tienen acidez.

Entre los síntomas comunes de esta enfermedad se incluyen:

  • mal aliento
  • náuseas
  • dolor en el pecho o en la parte superior del abdomen
  • problemas para tragar o dolor al tragar
  • problemas respiratorios
  • vómito
  • desgaste de los dientes

Algunos síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico provienen de sus complicaciones, incluyendo aquellas que afectan los pulmones.

¿Qué causa el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico ocurren cuando el esfínter esofágico inferior se debilita o se relaja cuando no debería, lo que hace que el contenido del estómago suba hacia el esófago. El esfínter esofágico inferior se debilita o se relaja debido a ciertas cosas, como:

  • incremento de la presión sobre el abdomen por sobrepeso, obesidad o embarazo
  • ciertos medicamentos, incluidos:
    • los que usan los médicos para tratar el asma: una enfermedad en los pulmones de larga duración que hace a la persona más sensible a las cosas a las que es alérgica
    • bloqueadores del canal del calcio: medicamentos que tratan la presión arterial alta
    • antihistamínicos: medicamentos que tratan los síntomas de alergia
    • analgésicos
    • sedantes: medicamentos que ayudan a dormir
    • antidepresivos: medicamentos para tratar la depresión (en inglés)
  • fumar o inhalar el humo de segunda mano

Una hernia hiatal también puede causar enfermedad por reflujo gastroesofágico. La hernia hiatal es una afección en la cual la abertura en el diafragma permite que la parte superior del estómago se desplace hacia el pecho, disminuyendo la presión en el esfínter esofágico.

¿Cuándo debe una persona consultar con el médico?

La persona debe consultar con el médico si tiene síntomas persistentes de reflujo gastroesofágico que no mejoran con los medicamentos de venta libre o con cambios en la dieta.

Debe llamar al médico de inmediato si:

  • vomita grandes cantidades
  • tiene regularmente vómitos explosivos o fuertes
  • vomita líquido:
    • de color verde o amarillo
    • que parece granos de café
    • con sangre
  • tiene problemas para respirar después de vomitar
  • le duele la boca o la garganta al comer
  • tiene problemas para tragar o le duele tragar

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo gastroesofágico?

En la mayoría de los casos, el médico diagnostica el reflujo gastroesofágico revisando los síntomas y la historia clínica del paciente. Si los síntomas no mejoran con los cambios en el estilo de vida y los medicamentos, es posible que el paciente necesite que le hagan una prueba.

¿Cómo diagnostican los médicos la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Si los síntomas del reflujo gastroesofágico del paciente no mejoran, si se repiten con frecuencia, o si tiene problemas para tragar, el médico podría recomendarle que se haga una prueba de detección de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

El médico podría referir al paciente a un gastroenterólogo para diagnosticar y tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Varias pruebas pueden ayudar a los médicos a diagnosticar esta enfermedad. El médico podría ordenar más de una prueba para hacer un diagnóstico.

Endoscopia gastrointestinal y biopsia

En una endoscopia gastrointestinal, un gastroenterólogo, cirujano u otro profesional de atención médica capacitado usa un endoscopio para observar el interior de la parte superior del aparato digestivo. Este procedimiento se lleva a cabo en un hospital o en un centro para pacientes ambulatorios.

Le colocan al paciente una aguja intravenosa (IV) en el brazo para proporcionarle un sedante. Los sedantes ayudan a mantener al paciente relajado y cómodo durante el procedimiento. En algunos casos, el procedimiento se puede hacer sin sedación. Al paciente le darán anestesia líquida para que haga gárgaras o le aplicarán anestesia en aerosol en la parte posterior de la garganta. El médico pasará cuidadosamente el endoscopio a través del esófago hasta el estómago y el duodeno. Una pequeña cámara montada en el endoscopio enviará una imagen de video a un monitor, lo que permite examinar de cerca el revestimiento de la parte superior del aparato digestivo. El endoscopio bombea aire dentro del estómago y el duodeno para poder verlos con más facilidad.

El médico puede hacer una biopsia con el endoscopio extrayendo una muestra pequeña de tejido del revestimiento del esófago. El paciente no sentirá la biopsia. Un patólogo examinará la muestra de tejido en el laboratorio.

En la mayoría de los casos, el procedimiento solo diagnostica la enfermedad por reflujo gastroesofágico si el paciente tiene síntomas entre moderados y graves.

Obtenga información adicional sobre la endoscopia de la parte superior del aparato digestivo.

Tránsito de la parte superior del aparato digestivo

Un tránsito gastrointestinal observa la forma de la parte superior del aparato digestivo.

Un técnico en radiología hace esta prueba en un hospital o en un centro para pacientes ambulatorios. Un radiólogo lee las radiografías y hace un informe. El paciente no necesita anestesia. Un profesional de atención médica le dirá al paciente cómo prepararse para el procedimiento, incluso cuándo dejar de comer y beber.

Durante el procedimiento, se le pedirá al paciente que se pare o se siente frente a una máquina de radiología y beba un líquido de bario para cubrir el revestimiento de la parte superior del aparato digestivo. El técnico en radiología toma varias radiografías a medida que el bario se desplaza a través del aparato digestivo. El tránsito gastrointestinal no puede mostrar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en el esófago; más bien, el bario aparece en la radiografía y puede detectar problemas relacionados con la enfermedad, como:

Es posible que el paciente tenga distensión abdominal y náuseas por poco tiempo después del procedimiento. Durante varios días, el paciente podría hacer deposiciones blancas o de color claro debido al bario que tomó. Un profesional de atención médica le dará instrucciones sobre comer, beber y tomar los medicamentos después del procedimiento.

Monitoreo de la impedancia y el pH esofágico

Este es el procedimiento más preciso para detectar el reflujo gástrico. Mide la cantidad de ácido en el esófago del paciente mientras hace cosas rutinarias, como comer y dormir.

Un gastroenterólogo hace este procedimiento en un hospital o en un centro para pacientes ambulatorios como parte de una endoscopia gastrointestinal. La mayoría de las veces, el paciente puede permanecer despierto durante el procedimiento.

Un gastroenterólogo le pasará una sonda delgada a través de la nariz o la boca hasta el estómago. Luego, el gastroenterólogo la retirará hasta el esófago y la pegará en la mejilla del paciente. El extremo de la sonda en el esófago mide cuándo y cuánto ácido sube por el esófago. El otro extremo de la sonda se conecta a un monitor colocado en la parte exterior del cuerpo que registra las mediciones.

El paciente llevará el monitor puesto durante las siguientes 24 horas. El paciente regresará al hospital o centro para pacientes ambulatorios para que le retiren la sonda.

Este procedimiento es más útil para el médico si el paciente lleva un diario de cuándo, qué y cuánto alimento come y los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico después de comer. El gastroenterólogo puede ver cómo los síntomas, ciertos alimentos y ciertos momentos del día se relacionan entre sí. El procedimiento también puede ayudar a determinar si el reflujo gástrico desencadena algún síntoma respiratorio.

Monitoreo del pH esofágico mediante el sistema inalámbrico Bravo

Este tipo de monitoreo también mide y registra el pH en el esófago para determinar si el paciente tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico. Un médico le coloca temporalmente al paciente una pequeña cápsula en la pared del esófago durante una endoscopia superior. La cápsula mide las concentraciones de pH en el esófago y transmite información a un receptor. El receptor tiene aproximadamente el tamaño de un bíper, que el paciente se coloca en el cinturón o la cintura.

Durante el monitoreo, que generalmente dura 48 horas, el paciente seguirá su rutina diaria habitual. El receptor tiene varios botones que el paciente presionará para registrar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, como acidez. El profesional de atención médica le dirá qué síntomas registrar. Le pedirán al paciente que mantenga un diario para registrar ciertos eventos, como cuándo comienza y deja de comer y de beber, cuándo se acuesta y cuándo se levanta.

Para prepararse para la prueba, el paciente debe consultar con el médico sobre los medicamentos que está tomando. El médico le dirá si puede comer o beber antes del procedimiento. Después de unos siete a diez días, la cápsula se desprenderá del revestimiento esofágico y se expulsará a través del tubo digestivo.

Manometría esofágica

La manometría esofágica mide las contracciones musculares en el esófago. Un gastroenterólogo puede ordenar este procedimiento si el paciente está pensando en una cirugía antirreflujo.

El gastroenterólogo puede hacer este procedimiento en el consultorio. Un profesional de atención médica le aplicará al paciente anestesia en aerosol en la parte posterior de la garganta o le pedirá que haga gárgaras con una anestesia líquida.

El gastroenterólogo pasa una sonda suave y delgada a través de la nariz hasta el estómago. El paciente traga mientras el gastroenterólogo retira el tubo lentamente hasta el esófago. Una computadora mide y registra la presión de las contracciones musculares en diferentes partes del esófago.

El procedimiento puede mostrar si los síntomas se deben a un músculo del esfínter débil. Un médico también puede usar el procedimiento para diagnosticar otros problemas del esófago que pueden tener síntomas similares a los de la acidez. Un profesional de atención médica le dará instrucciones al paciente sobre comer, beber y tomar los medicamentos después del procedimiento.

Tratamiento

¿Cómo controla el paciente el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Es posible que el paciente pueda controlar el reflujo gastroesofágico y la enfermedad por reflujo gastroesofágico si:

  • no come ni bebe cosas que puedan causar reflujo gastroesofágico, como alimentos grasosos o picantes y bebidas alcohólicas
  • no come demasiado
  • no come 2 a 3 horas antes de acostarse
  • adelgaza si tiene sobrepeso o es obeso
  • deja de fumar y evita el humo de segunda mano
  • toma medicamentos de venta libre, como Maalox o Rolaids

¿Cómo tratan los médicos la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Dependiendo de la gravedad de los síntomas, el médico podría recomendar cambios en el estilo de vida, medicamentos, cirugía o una combinación de estos.

Cambios en el estilo de vida

Hacer cambios en el estilo de vida puede reducir los síntomas del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. El paciente debe:

  • adelgazar, si es necesario.
  • usar ropa holgada alrededor del abdomen. La ropa apretada puede comprimir la zona del estómago y empujar el ácido hacia el esófago.
  • permanecer en posición vertical durante 3 horas después de las comidas. Debe evitar reclinarse y encorvarse cuando esté sentado.
  • dormir en un ligero ángulo. Debe levantar la cabecera de la cama de 6 a 8 pulgadas colocando de manera segura bloques debajo de los postes de la cama. Solo el uso de almohadas adicionales no ayudará.
  • dejar de fumar y evitar el humo de segunda mano.

Medicamentos recetados y de venta libre

Se pueden comprar muchos medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico sin necesidad de receta médica. Sin embargo, si el paciente tiene síntomas que no desaparecen, debe consultar con el médico.

Todos los medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico funcionan de diferente manera. Es posible que se necesite una combinación de medicamentos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico para controlar los síntomas.

Antiácidos. A menudo, los médicos recomiendan primero antiácidos para aliviar la acidez y otros síntomas leves del reflujo gastroesofágico y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los antiácidos incluyen medicamentos de venta libre, como:

Los antiácidos pueden tener efectos secundarios, como diarrea y estreñimiento.

Bloqueadores H2. Los bloqueadores H2 disminuyen la producción de ácido. Proporcionan alivio a corto plazo o cuando se requiere para muchas personas con síntomas de reflujo gastroesofágico y de enfermedad por reflujo gastroesofágico. También pueden ayudar a curar el esófago, aunque no tan bien como otros medicamentos. El paciente puede comprar bloqueadores H2 de venta libre o el médico se los puede recetar. Entre los tipos de bloqueadores H2 se incluyen:

Si el paciente tiene acidez después de comer, el médico podría recomendarle que tome un antiácido y un bloqueador H2. El antiácido neutraliza el ácido gástrico y el bloqueador H2 evita que el estómago produzca ácido. Cuando el antiácido deja de funcionar, ya el bloqueador H2 ha detenido el ácido.

Inhibidores de la bomba de protones. Los inhibidores de la bomba de protones reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. Estos inhibidores son mejores para tratar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico que los bloqueadores H2.2 Estos pueden curar el revestimiento esofágico en la mayoría de las personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico. A menudo, los médicos recetan inhibidores de la bomba de protones para el tratamiento a largo plazo de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Sin embargo, los estudios muestran que las personas que toman inhibidores de la bomba de protones durante mucho tiempo o en dosis altas tienen más probabilidad de fracturarse la cadera, la muñeca y la columna vertebral. El paciente debe tomar estos medicamentos con el estómago vacío para que su ácido gástrico los haga funcionar.

Hay varios tipos de inhibidores de la bomba de protones disponibles con receta médica, incluidos:

El paciente debe consultar con el médico acerca de tomar omeprazol o lansoprazol de baja concentración, que se venden sin receta médica.

Procinéticos. Los procinéticos ayudan a que el estómago se vacíe más rápido. Los procinéticos que requieren receta médica incluyen:

Ambos medicamentos tienen efectos secundarios, como:

  • náuseas
  • diarrea
  • fatiga o cansancio
  • depresión (en inglés)
  • ansiedad
  • movimiento físico retrasado o anormal

Los procinéticos pueden causar problemas si se mezclan con otros medicamentos, de manera que el paciente debe informarle al médico acerca de todos los medicamentos que está tomando.

Antibióticos. Los antibióticos, incluso la eritromicina, pueden ayudar a que el estómago se vacíe más rápido. La eritromicina tiene menos efectos secundarios que los procinéticos; sin embargo, puede causar diarrea.

Cirugía

El médico puede recomendar una cirugía si los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico no mejoran con los cambios en el estilo de vida o los medicamentos. Es más probable que el paciente desarrolle complicaciones por la cirugía que por los medicamentos.

La funduplicatura es la cirugía más común para la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En la mayoría de los casos, su resultado es un control del reflujo a largo plazo.

Un cirujano hace la fundoplicatura con un laparoscopio, un tubo delgado con una cámara de video diminuta. Durante la operación, el cirujano cose la parte superior del estómago alrededor del esófago para agregar presión al extremo inferior del esófago y reducir el reflujo. El cirujano hace la operación en un hospital. El paciente recibe anestesia general y podrá salir del hospital en 1 a 3 días. La mayoría de las personas regresan a sus actividades diarias habituales en 2 a 3 semanas.

Las técnicas endoscópicas, como la costura endoscópica y la radiofrecuencia, ayudan a controlar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en un número reducido de personas. La costura endoscópica usa pequeñas puntadas para apretar el músculo del esfínter. La radiofrecuencia crea lesiones de calor, o úlceras, que ayudan a apretar el músculo del esfínter. Un cirujano hace ambas operaciones con un endoscopio en un hospital o en un centro para pacientes ambulatorios; el paciente recibe anestesia general.

Los resultados de las técnicas endoscópicas pueden no ser tan buenos como los de la funduplicatura. Los médicos no usan las técnicas endoscópicas muy a menudo.

Bibliografía

Alimentación, dieta y nutrición

¿Cómo puede la alimentación ayudar a prevenir o aliviar el reflujo gastroesofágico o la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Se puede prevenir o aliviar los síntomas del reflujo gastroesofágico o de la enfermedad por reflujo gastroesofágico cambiando la dieta. Es posible que se deban evitar ciertos alimentos y bebidas que empeoran los síntomas. Otros cambios en la dieta que pueden ayudar a reducir los síntomas incluyen:

  • disminuir el consumo de alimentos grasosos
  • comer porciones pequeñas y frecuentes en lugar de tres comidas grandes

¿Qué debe el paciente evitar comer si tiene reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Debe evitar comer o beber las siguientes cosas:

  • chocolate
  • café
  • menta
  • alimentos grasosos o picantes
  • tomates y productos derivados del tomate
  • bebidas alcohólicas

¿Qué puede el paciente comer si tiene reflujo gastroesofágico o enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Comer cantidades saludables y equilibradas de diferentes tipos de alimentos es bueno para la salud en general. Para información adicional sobre comer una dieta balanceada, visite Mi plato.

Si tiene sobrepeso u obesidad, debe consultar con el médico o dietista acerca de los cambios en la dieta que pueden ayudarle a adelgazar y a disminuir los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan y respaldan las investigaciones básicas y clínicas de muchos trastornos digestivos.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés), puede encontrar los ensayos clínicos que están actualmente abiertos y reclutando participantes.

Noviembre de 2014
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.