Síndrome del intestino irritable

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (SII o IBS, por sus siglas en inglés) es un grupo de síntomas que se presentan juntos, que incluyen dolor repetido en el abdomen y cambios en la evacuación de las heces, como diarrea, estreñimiento o ambos. Con este síndrome, se presentan estos síntomas sin alguna señal visible de daño o enfermedad en el tracto digestivo.

El SII es un trastorno gastrointestinal funcional. Los trastornos gastrointestinales funcionales, que los doctores ahora llaman trastornos de las interacciones entre el intestino y el cerebro, están relacionados con problemas con la forma en que el cerebro y el intestino trabajan. Estos problemas pueden hacer que el intestino se vuelva más sensible y cambie la forma en que se contraen los músculos del intestino. Si el intestino está más sensible, puede sentir más dolor abdominal e hinchazón. Los cambios en la forma en que los músculos del intestino se contraen causan diarrea, estreñimiento o ambos.

¿Hay otros nombres para el síndrome del intestino irritable?

En el pasado también se le llamó colitis, colitis mucosa, colon espástico, colon nervioso e intestino espástico.

¿Hay diferentes tipos del síndrome del intestino irritable?

Hay tres tipos del SII que se basan en diferentes patrones de cambios en las evacuaciones o evacuaciones anormales. A veces, es importante que su doctor sepa qué tipo del SII tiene. Algunas medicinas funcionan solo para algunos tipos del SII o empeoran otros tipos. El doctor podría diagnosticarle el SII incluso si su patrón de evacuaciones no se ajusta a un tipo en particular.

Muchas personas con el SII tienen evacuaciones normales en algunos días y anormales en otros.

Síndrome del intestino irritable con estreñimiento

Con el síndrome del intestino irritable con estreñimiento, en los días en que tiene al menos una evacuación anormal

  • más de una cuarta parte de sus heces son duras o grumosas y
  • menos de una cuarta parte de sus heces son sueltas o líquidas

Síndrome del intestino irritable con diarrea

Con el síndrome del intestino irritable con diarrea, en los días en que tiene al menos una evacuación anormal

  • más de una cuarta parte de sus heces son sueltas o líquidas y
  • menos de una cuarta parte de sus heces son duras o grumosas

Síndrome del intestino irritable mixto

Con el síndrome del intestino irritable mixto, en los días en que tiene al menos una evacuación anormal

  • más de una cuarta parte de sus heces son duras o grumosas y
  • más de una cuarta parte de sus heces son sueltas o líquidas

¿Es común el síndrome del intestino irritable?

Los estudios sugieren que alrededor del 12 por ciento de las personas en los Estados Unidos tienen el SII.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar el síndrome del intestino irritable?

Las mujeres tienen hasta dos veces más probabilidad que los hombres de desarrollar el SII.1 Las personas menores de 50 años tienen más probabilidad de desarrollar el SII que las personas mayores de 50.2

Los factores que pueden aumentar su probabilidad de desarrollar este síndrome incluyen

  • tener un familiar con SII
  • tener antecedentes de eventos estresantes o difíciles en la infancia, como el abuso
  • tener una infección grave en el tracto digestivo
Una mujer tomando medicina para el SII.
Las mujeres tienen dos veces más probabilidad que los hombres de desarrollar el síndrome del intestino irritable.

¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con el síndrome del intestino irritable?

Las personas con el SII a menudo tienen otros problemas de salud, incluyendo1

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino irritable?

Los síntomas más comunes del SII son dolor en el abdomen, a menudo relacionado con las evacuaciones y cambios en estas. Estos cambios pueden ser diarrea, estreñimiento o ambos, dependiendo del tipo del SII que tenga.

Otros síntomas del SII pueden incluir

  • hinchazón
  • sensación de que no ha terminado de defecar
  • moco blanquecino en las heces

Las mujeres con SII a menudo tienen más síntomas durante la menstruación.

El SII puede ser doloroso pero no causa otros problemas de salud ni daña el tracto digestivo.

Para diagnosticar el SII, el doctor buscará cierto patrón en sus síntomas a lo largo del tiempo. El SII es un trastorno crónico, lo que significa que dura mucho tiempo, hasta años. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer y desaparecer.

¿Qué causa el síndrome del intestino irritable?

Los doctores no están seguros de qué causa el SII. Los expertos creen que lo podría causar una combinación de problemas. Diferentes factores pueden causar el SII en diferentes personas.

Los trastornos gastrointestinales funcionales, como el SII, son problemas con las interacciones entre el intestino y el cerebro, es decir, cómo el cerebro y el intestino trabajan juntos. Los expertos creen que los problemas de interacción intestino-cerebro pueden afectar el funcionamiento del cuerpo y causar síntomas del SII. Por ejemplo, en algunas personas con el este síndrome, los alimentos pueden moverse por el tracto digestivo demasiado lento o demasiado rápido, lo que provoca cambios en las evacuaciones. Algunas personas con el SII pueden sentir dolor cuando tienen en el intestino una cantidad normal de gas o de heces.

Ciertos problemas son más comunes en las personas con el SII y los expertos consideran que estos problemas pueden ser un factor para el desarrollo del SII. Estos problemas incluyen

  • eventos estresantes o difíciles en la infancia, como el abuso físico o sexual
  • ciertos problemas mentales, como ansiedada, depresión y trastorno de síntomas somáticos
  • infecciones bacterianas en el tracto digestivo
  • proliferación bacteriana en el intestino delgado, un aumento en la cantidad o un cambio en el tipo de bacteria en el intestino delgado
  • intolerancia o sensibilidad a ciertos alimentos que causan síntomas digestivos

Las investigaciones sugieren que los genes pueden hacer que algunas personas sean más propensas a desarrollar el SII.

Diagnóstico

¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino irritable?

Para diagnosticar el SII, los doctores revisan sus síntomas, su historia médica y sus antecedentes familiares, y hacen un examen físico. En algunos casos, los doctores pueden pedir algunas pruebas para descartar otros problemas de salud.

Revisión de sus síntomas

El doctor le preguntará sobre sus síntomas y buscará cierto patrón en sus síntomas para diagnosticar el SII. El doctor podría diagnosticar el SII si tiene dolor en el abdomen junto con dos o más de los siguientes síntomas

  • dolor relacionado con las evacuaciones. Por ejemplo, su dolor puede mejorar o empeorar después de una evacuación
  • cambios en la frecuencia de sus evacuaciones
  • cambios en la apariencia de sus heces

El doctor le preguntará por cuánto tiempo ha tenido los síntomas. Le podría diagnosticar el SII si

  • ha tenido síntomas al menos una vez a la semana en los últimos 3 meses y
  • sus síntomas comenzaron hace al menos 6 meses

El doctor podría diagnosticar el SII incluso si ha tenido síntomas durante un periodo de tiempo más corto. Hable con su doctor si sus síntomas se parecen a los del SII.

Una doctora revisa la información con un paciente.
Su doctor buscará cierto patrón en sus síntomas para diagnosticar el SII.

El doctor también le preguntará si tiene otros síntomas. Ciertos síntomas pueden sugerir otro problema de salud y no el SII. Estos síntomas incluyen

  • anemia
  • sangrado del recto
  • heces con sangre o heces negras y alquitranosas
  • pérdida de peso

Historia médica y antecedentes familiares

El doctor le preguntará

  • si tiene antecedentes familiares de enfermedades digestivas, como enfermedad celíaca, cáncer de colon o enfermedad inflamatoria intestinal
  • sobre las medicinas que toma
  • si ha tenido infecciones recientes
  • sobre eventos estresantes relacionados con el comienzo de sus síntomas
  • sobre su alimentación
  • si tiene antecedentes de otros problemas de salud que son más comunes entre las personas con el SII

Examen físico

Durante un examen físico, por lo general el doctor

  • revisa la hinchazón abdominal
  • escucha los sonidos del abdomen con un estetoscopio
  • da golpecitos en el abdomen en busca de sensibilidad o dolor

¿Qué pruebas usan los doctores para diagnosticar el síndrome del intestino irritable?

En la mayoría de los casos, los doctores no usan pruebas para diagnosticar el SII. El doctor puede solicitar análisis de sangre, análisis de materia fecal (heces) y otras pruebas para buscar otros problemas de salud.

Análisis de sangre

Un profesional de la salud le tomará una muestra de sangre y la enviará a un laboratorio. Los doctores usan los análisis de sangre para detectar otros problemas médicos, como la anemia, alguna infección y las enfermedades digestivas.

Análisis de materia fecal (heces)

El doctor le dará un recipiente para que recoja y guarde una muestra de materia fecal. Recibirá instrucciones sobre dónde enviar o llevar el kit para el análisis. Los doctores usan estos análisis para buscar sangre en las heces u otras señales de infección o enfermedad. El doctor también puede ver si hay sangre en las heces al examinar el recto durante el examen físico.

Otras pruebas

Los doctores pueden hacer otras pruebas para descartar problemas de salud que causen síntomas similares a los síntomas del SII. El doctor decidirá si necesita otras pruebas dependiendo de

  • los resultados de los análisis de sangre y de materia fecal
  • si tiene antecedentes familiares de enfermedades digestivas, como enfermedad celíaca, cáncer de colon o enfermedad inflamatoria intestinal
  • si tiene síntomas que podrían ser señal de otra enfermedad o problema médico

Otras pruebas podrían incluir

  • una prueba de hidrógeno en el aliento para verificar la proliferación bacteriana en el intestino delgado o problemas para digerir ciertos carbohidratos, como intolerancia a la lactosa
  • una endoscopia esofagogastroduodenal con una biopsia para detectar la enfermedad celíaca
  • una colonoscopia para buscar enfermedades como el cáncer de colon o la enfermedad inflamatoria intestinal

Tratamiento

¿Cómo se trata el síndrome del intestino irritable?

Los doctores pueden tratar el SII recomendando algunos cambios en la alimentación y el estilo de vida, medicinas, probióticos y terapias de salud mental. El doctor le puede ayudar a encontrar el plan de tratamiento adecuado pero tal vez tenga que probar algunos tratamientos para ver cuál funciona mejor para usted.

Cambios en la alimentación y en el estilo de vida

Hacer cambios en la alimentación puede ayudar a tratar sus síntomas. El doctor le puede recomendar que intente hacer alguno de los siguientes cambios

  • comer más fibra
  • evitar el gluten
  • seguir un plan de alimentación especial llamado dieta baja en FODMAP

Lea más sobre alimentación, dieta y nutrición para el SII.

Las investigaciones sugieren que otros cambios en el estilo de vida pueden ayudar con los síntomas del SII, como por ejemplo

  • aumentar la actividad física
  • reducir en lo posible las situaciones estresantes
  • dormir lo suficiente

Medicinas

El doctor le puede recomendar medicinas para aliviar los síntomas del SII.

Para tratar el SII con diarrea, el doctor le puede recomendar

Para tratar el SII con estreñimiento, el doctor le puede recomendar

Otras medicinas pueden ayudar a tratar el dolor abdominal, incluyendo

  • los antiespasmódicos
  • los antidepresivos, como dosis bajas de antidepresivos tricíclicos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
  • las cápsulas de aceite de menta recubiertas

Siga las indicaciones del doctor cuando use medicinas para tratar el SII. Consulte con el doctor sobre los posibles efectos secundarios y qué hacer si se presentan.

Una mujer saca medicina de un envase.
El doctor le puede recomendar medicinas para aliviar los síntomas del SII.

Probióticos

El doctor también le puede recomendar probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos, por lo general bacterias, similares a los microorganismos que normalmente tiene en el tracto digestivo. Los investigadores todavía están estudiando el uso de probióticos para tratar el SII.

Para estar seguro, consulte con el doctor antes de usar probióticos o cualquier otra medicina o tratamientos complementarios o alternativos. Si el doctor le recomienda los probióticos, pregúntele sobre la cantidad que debe tomar y durante cuánto tiempo.

Terapias de salud mental

El doctor puede recomendarle terapias de salud mental para ayudar a mejorar sus síntomas del SII. Las terapias que se utilizan para tratar el SII incluyen

  • terapia cognitivo-conductual (en inglés), que se enfoca en ayudarle a cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento para mejorar los síntomas del SII
  • hipnoterapia dirigida al intestino, en la que un terapeuta utiliza la hipnosis, un estado similar al trance en el que está relajado o concentrado, para ayudar a mejorar los síntomas del SII
  • entrenamiento de relajación, que le puede ayudar a relajar los músculos o a reducir el estrés

Alimentación, dieta y nutrición

¿Cómo puede mi dieta ayudar a tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable?

El doctor le puede recomendar cambios en su dieta para ayudar a tratar los síntomas del SII. Le podría sugerir que

  • coma más fibra
  • evite el gluten
  • siga una dieta especial llamada dieta baja en FODMAP

Diferentes tipos de cambios pueden ayudar a diferentes personas con el SII. Es posible que deba cambiar lo que come durante varias semanas para ver si sus síntomas mejoran. El doctor también puede recomendarle que hable con un dietista.

Coma más fibra

La fibra puede mejorar el estreñimiento causado por el SII porque ablanda las heces y facilita la evacuación. Las Pautas alimentarias para estadounidenses de 2015-2020 (PDF, 852 KB) recomiendan que los adultos consuman entre 22 y 34 gramos de fibra por día.3

Hay dos tipos de fibra

  • fibra soluble, que se encuentra en los frijoles, frutas y productos de avena
  • fibra insoluble, que se encuentra en los productos integrales y en las verduras

Las investigaciones sugieren que la fibra soluble es mejor para aliviar los síntomas del SII.

Agregue alimentos con fibra poco a poco a su dieta para ayudar a acostumbrar al cuerpo a la fibra. Demasiada fibra a la vez puede causar gases, lo que puede desencadenar los síntomas del SII. Agregar fibra a su dieta lentamente, de 2 a 3 gramos por día, puede ayudar a prevenir los gases y la hinchazón.

Ensalada de frutas en un plato hondo.
La fibra puede aliviar el estreñimiento en el SII.

Evite el gluten

Es posible que el doctor le recomiende evitar los alimentos que contienen gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, para ver si los síntomas del SII mejoran. Entre los alimentos que contienen gluten se incluyen la mayoría de los cereales, granos y pastas, y muchos alimentos procesados. Algunas personas con el SII tienen más síntomas después de comer gluten, aunque no tengan la enfermedad celíaca.

Siga una dieta baja en FODMAP

El doctor puede recomendarle que pruebe una dieta especial, llamada dieta baja en FODMAP, para reducir o evitar ciertos alimentos que contienen carbohidratos que son difíciles de digerir. Estos carbohidratos se llaman FODMAP, por sus siglas en inglés.

Los ejemplos de alimentos que contienen FODMAP incluyen

  • frutas como manzanas, albaricoques, moras, cerezas, mango, nectarinas, peras, ciruelas y sandía (patilla) o jugo que contenga alguna de estas frutas
  • fruta enlatada en jugo de fruta natural, o grandes cantidades de jugo de fruta o fruta seca
  • verduras como alcachofas, espárragos, frijoles, repollo (col), coliflor, ajo y sales de ajo, lentejas, hongos (champiñones), cebollas, y guisantes (alverjas) mollares o tirabeques (“snow peas” o “snap peas”)
  • productos lácteos como leche, productos derivados de la leche, quesos blandos, yogur, natilla y helados
  • productos de trigo y centeno
  • miel y alimentos con jarabe de maíz alto en fructosa
  • productos, incluyendo dulces y chicles, con edulcorantes que terminan en "-ol", como sorbitol, manitol, xilitol y maltitol

El doctor le puede sugerir que pruebe la dieta baja en FODMAP durante algunas semanas para ver si le ayuda con sus síntomas. Si sus síntomas mejoran, es posible que le recomiende agregar poco a poco a su dieta alimentos que contienen FODMAP. Tal vez pueda comer algunos alimentos con FODMAP sin que se presenten síntomas del SII.

Bibliografía

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) gestionan y apoyan la investigación de muchas enfermedades y trastornos médicos.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Serían una buena opción para usted?

Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y la base de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Qué ensayos clínicos están disponibles?

Para más información en inglés sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando participantes visite: www.ClinicalTrials.gov (en inglés).

Noviembre de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a Lin Chang, M.D., David Geffen School of Medicine, University of California Los Angeles

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.