Las enfermedades diabéticas del ojo

¿Qué son las enfermedades diabéticas del ojo?

Las enfermedades diabéticas del ojo son un grupo de problemas de los ojos que puede afectar a las personas con diabetes. Estas enfermedades incluyen la retinopatía diabética, el edema macular diabético, las cataratas y el glaucoma.

Con el tiempo, la diabetes puede causar daños en los ojos que pueden ocasionar baja visión o, incluso, ceguera. Sin embargo, usted puede tomar medidas para prevenir o impedir que progrese la enfermedad diabética del ojo al cuidarse la diabetes.

Las mejores maneras de controlar la diabetes y mantener los ojos sanos son:

  • controlar la glucosa en la sangre, la presión arterial y el colesterol, conocidos como los factores clave del manejo de la diabetes
  • buscar ayuda para dejar de fumar, si fuma
  • hacerse un examen de los ojos con dilatación de las pupilas una vez al año
Un oculista examina los ojos de un hombre para detectar señales de enfermedades de los ojos durante un examen completo de los ojos.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Puede que los ojos parezcan estar sanos, pero la única manera de estar seguro es haciéndose un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas

Cuando el daño recién empieza a desarrollarse, a menudo, no hay señales de advertencia de la enfermedad diabética del ojo o pérdida de la vista. Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas ayuda al médico a detectar y tratar los problemas de los ojos en una etapa temprana, a menudo, antes de que tenga una pérdida significativa de la vista.

¿Cómo me afecta la diabetes a los ojos?

La diabetes puede afectar la salud de los ojos cuando la glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre, está demasiado alta.

A corto plazo, es poco probable que tenga alguna pérdida de la vista por el nivel alto de glucosa en la sangre. Cuando las personas cambian el plan de cuidado de la diabetes o las medicinas para la diabetes a veces tienen la vista borrosa por unos días o semanas. El nivel alto de glucosa puede cambiar los niveles de los líquidos o hacer que se le hinchen los tejidos de los ojos que le ayudan a enfocar, lo que causa la vista borrosa. Este tipo de vista borrosa es temporal y desaparece a medida que el nivel de glucosa vuelve a la normalidad.

Si el nivel de glucosa en la sangre permanece alto por mucho tiempo, puede dañar los pequeños vasos sanguíneos en la parte posterior de los ojos. Este daño puede empezar durante la prediabetes, cuando el nivel de glucosa es más alto de lo normal, pero no lo suficientemente alto como para que se le diagnostique la diabetes. Se puede filtrar líquido de los vasos sanguíneos dañados causando hinchazón. También se pueden comenzar a formar nuevos vasos sanguíneos débiles. Estos vasos sanguíneos pueden sangrar en la parte media del ojo, formar tejido cicatricial o hacer que la presión suba a un nivel peligroso en la parte interna del ojo.

La mayoría de las enfermedades de los ojos asociadas con la diabetes empiezan con problemas de los vasos sanguíneos. Las cuatro enfermedades de los ojos que pueden representar una amenaza para la vista son:

La retinopatía diabética

La retina es la membrana interior que se encuentra en la parte posterior de cada ojo. La retina es sensible a la luz y la convierte en señales que el cerebro decodifica para que podamos ver el mundo que nos rodea. Los vasos sanguíneos dañados pueden causar daños a la retina, lo que causa una enfermedad que se conoce como la retinopatía diabética.

Durante la etapa temprana de la retinopatía diabética, los vasos sanguíneos pueden debilitarse, abultarse o filtrar líquido hacia la retina. Esta etapa se conoce como la retinopatía diabética no proliferativa.

Si la enfermedad progresa, algunos vasos sanguíneos se cierran, lo que causa la formación, o proliferación, de nuevos vasos sanguíneos en la superficie de la retina. Esta etapa se conoce como la retinopatía diabética proliferativa. Estos vasos sanguíneos anormales pueden causar problemas graves de la vista.

Dos niños sostienen pelotas de goma y sonríen a la cámara.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Vista normal de dos niños que sonríen.
Esta foto muestra cómo la retinopatía podría afectar la vista. Se ven manchas negras que bloquean los rostros de dos niños que sostienen pelotas de goma.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
La misma escena, como la vería una persona con retinopatía diabética.

El edema macular diabético

La parte de la retina que se necesita para leer, conducir y ver los rostros se conoce como la macula. La diabetes causa la hinchazón de la macula, lo que se conoce como el edema macular diabético. Con el tiempo, esta enfermedad puede destruir la vista nítida en esta parte del ojo, lo que causa pérdida parcial de la vista o ceguera. El edema macular normalmente se desarrolla en las personas que ya presentan otras señales de la retinopatía diabética.

El glaucoma

El glaucoma es un grupo de enfermedades del ojo que pueden dañar el nervio óptico (el conjunto de nervios que conecta el ojo con el cerebro). La diabetes duplica las probabilidades de tener glaucoma, lo que puede causar pérdida de la vista y ceguera si no se trata a tiempo. Los síntomas dependen del tipo de glaucoma que tenga. Obtenga más información sobre el glaucoma.

Esta foto muestra cómo el glaucoma afecta la vista. Los cuatro lados de la imagen de los dos niños están ensombrecidos. Solo el centro es lo suficientemente nítido como para verse con claridad.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Las personas con glaucoma lentamente van perdiendo la vista lateral o visión periférica.

Las cataratas

Los lentes que tenemos dentro de los ojos, llamados cristalinos, son estructuras transparentes que nos permiten tener una visión nítida. Sin embargo, estos tienden a nublarse a medida que envejecemos. Las personas con diabetes tienen mayor propensión a que se les nuble los cristalinos. Los cristalinos nublados se conocen como cataratas. Las personas con diabetes pueden presentar cataratas a edades más tempranas que las personas que no la tienen. Los investigadores piensan que los niveles altos de glucosa hacen que se acumulen depósitos en los cristalinos.

Una foto borrosa muestra a dos niños que sostienen pelotas de goma. La foto muestra cómo el cristalino nublado del ojo, conocido como cataratas, afecta la visión.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
La vista nublada y los colores desteñidos son síntomas de las cataratas.

¿Son comunes las enfermedades de los ojos asociadas con la diabetes?

La retinopatía diabética

Aproximadamente una de cada tres personas con diabetes mayores de 40 años de edad ya presenta algunos síntomas de retinopatía diabética.1 La retinopatía diabética es la causa más común de pérdida de la vista en personas con diabetes. Sin embargo, las futuras perspectivas de cada persona dependen, en gran medida, del cuidado regular. La detección y el tratamiento de la retinopatía diabética en etapa temprana puede reducir el riesgo de ceguera en un 95 por ciento.

El glaucoma y las cataratas

Si tiene diabetes, tiene el doble de probabilidad de tener glaucoma o cataratas en comparación con las personas que no tienen diabetes.

¿Quién tiene más probabilidad desarrollar una enfermedad diabética del ojo?

Cualquier persona con diabetes puede llegar a tener una enfermedad diabética del ojo. Su riesgo aumenta si no se trata:

  • el nivel alto de glucosa en la sangre
  • la presión arterial alta

El nivel alto de colesterol en la sangre y el tabaquismo también pueden aumentar el riesgo de llegar a tener una enfermedad diabética del ojo.

Algunas personas se ven más afectadas que otras. Los afroamericanos, los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska, los hispanos o latinos, los nativos de las islas del Pacífico y las personas mayores tienen un mayor riesgo de pérdida de la vista o ceguera por la diabetes.

Si tiene diabetes y queda embarazada, puede desarrollar problemas de los ojos rápidamente durante el embarazo. Si ya tiene comienzos de retinopatía diabética, esta puede progresar durante el embarazo. Los cambios que ocurren en el cuerpo para apoyar al crecimiento del bebé en desarrollo pueden afectar los vasos sanguíneos de los ojos. Su equipo de atención médica le sugerirá que se haga exámenes de los ojos con regularidad durante el embarazo para detectar y tratar cualquier problema en una etapa temprana y proteger su vista.

La diabetes que se presenta únicamente durante el embarazo, conocida como diabetes gestacional, normalmente no causa problemas de los ojos. Los investigadores aún no saben con certeza a qué se debe esto.

Sus probabilidades de desarrollar una enfermedad diabética del ojo aumentan mientras más tiempo ha tenido diabetes.

¿Cuáles son los síntomas de las enfermedades diabéticas del ojo?

Con frecuencia, cuando estas enfermedades están en etapa temprana no presentan síntomas. Especialmente con la retinopatía diabética, es posible que no sienta dolor ni tenga cambios en la vista a medida que el daño comienza a aumentar en la parte interna del ojo.

Cuando sí se presentan síntomas, estos pueden incluir:

  • visión borrosa u ondulada
  • cambios frecuentes en la visión, a veces, de un día a otro
  • áreas oscuras o pérdida de la visión
  • visión deficiente de los colores
  • manchas negras o filamentos oscuros (también conocidos como flotadores)
  • destellos de luz.

Hable con su oculista si tiene alguno de estos síntomas.

¿Cuándo debería ver a un médico de inmediato?

Llame al médico de inmediato si nota cambios bruscos en la vista, entre ellos, destellos de luz o más manchas negras (flotadores) de lo normal. También debería visitar al médico de inmediato si siente que le tienden una cortina sobre los ojos. Estos cambios en la vista pueden ser síntomas de desprendimiento de la retina, que es una emergencia médica.

¿Cómo diagnostican los médicos los problemas de los ojos asociados con la diabetes?

Hacerse un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas es la mejor manera de detectar los problemas de los ojos causados por la diabetes. El médico le pondrá gotas en los ojos para agrandar las pupilas. Esto permite al médico usar una lupa especial para examinar un área más amplia de la parte posterior de cada ojo. Tendrá la visión borrosa por unas horas después de que le hayan dilatado las pupilas.

Asimismo, el médico:

  • le examinará la vista
  • le medirá la presión en los ojos.

El médico también puede sugerir otras pruebas, dependiendo de sus antecedentes médicos.

La mayoría de las personas con diabetes deberían consultar con un profesional de la vista una vez al año para que se les haga un examen completo de los ojos. Su equipo de atención médica puede sugerir un plan distinto, según el tipo de diabetes y el tiempo que haya transcurrido desde que se le diagnosticaron la enfermedad por primera vez.

Las mujeres con diabetes gestacional normalmente no necesitan hacerse el examen de los ojos porque no desarrollan ninguna enfermedad diabética del ojo durante el embarazo. Si tiene preguntas, consulte con su médico.

¿Cómo tratan los médicos los problemas de la vista asociados con la diabetes?

El médico puede recomendarle que se haga exámenes de los ojos más de una vez al año, además de controlarse la diabetes. Esto quiere decir controlar los factores clave del manejo de la diabetes, que incluyen la hemoglobina A1c, la presión arterial y el colesterol, así como dejar de fumar. Pregúntele a su equipo de atención médica qué puede hacer para alcanzar sus niveles ideales.

Una mujer coloca el medidor de glucosa en la sangre al lado de una gota de sangre en la yema del dedo.
El control de la glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir o evitar que progresen las enfermedades diabéticas del ojo.

Los médicos pueden tratar los problemas de los ojos en etapa avanzada con medicinas, tratamientos con láser, cirugía o una combinación de estas opciones.

Medicinas

El médico puede tratar los ojos con medicinas anti-factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV), como el aflibercept, el bevacizumab o el ranibizumab. Estas medicinas bloquean el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales en el ojo. Las medicinas anti-FCEV pueden detener la filtración de líquidos, lo que puede ayudar a tratar el edema macular diabético.

El médico inyectará la medicina anti-FCEV en los ojos durante la visita al consultorio. Recibirá varios tratamientos durante los primeros meses y, luego, con menor frecuencia hasta que finalice la primera serie de la terapia. El médico usará medicinas que le anestesiarán los ojos para que no sienta dolor. La aguja es del grosor de un cabello humano.

Los tratamientos anti-FCEV pueden detener pérdidas adicionales de la vista y, en algunas personas, pueden mejorar la vista.

Tratamiento con láser

El tratamiento con láser, también conocido como fotocoagulación, consiste en hacer pequeñas quemaduras en el ojo con un haz de luz. Este método trata los vasos sanguíneos que están filtrando líquidos y la edema o acumulación de líquidos. El médico normalmente administra este tratamiento en varias visitas al consultorio y usa medicina para anestesiarle los ojos. El tratamiento con láser puede evitar que la enfermedad progrese, lo que es importante para prevenir la pérdida de la vista o ceguera. Sin embargo, es menos probable que recupere la visión que ya haya perdido con el tratamiento con láser en comparación con las medicinas anti-VEGF.

Hay dos tipos de tratamiento con láser:

  • el tratamiento focal o en rejilla, que funciona en un área pequeña de la retina y trata el edema macular diabético.
  • el tratamiento con láser disperso, también conocido como fotocoagulación panretiniana (PRP, por su sigla en inglés), que cubre un área más amplia de la retina. Este método trata el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, lo que se conoce como retinopatía diabética proliferativa.

Vitrectomía

La vitrectomía es una cirugía que extrae la materia gelatinosa y transparente que rellena el espacio interior del ojo, conocida como humor vítreo. El procedimiento trata problemas de sangrado grave o tejido cicatricial causados por la retinopatía diabética proliferativa. El tejido cicatricial puede hacer que la retina se desprenda del tejido posterior, como papel tapiz que se desprende de la pared. La retina que se afloja o se desprende por completo puede causar ceguera.

Durante la vitrectomía, se inyecta despacio una solución salina en el ojo para mantener la presión del ojo durante la cirugía y remplazar el humor vítreo extraído. La vitrectomía se lleva a cabo en un centro quirúrgico u hospital, con analgésicos.

Cirugía del cristalino con catarata

En un centro quirúrgico u hospital, el médico puede extraer el cristalino nublado del ojo, donde la catarata se ha formado, y reemplazarlo con un lente artificial. Generalmente, después de la cirugía de cataratas, la mayoría de las personas tiene mejor vista. Después de que el ojo haya sanado, es posible que necesite una nueva receta para los anteojos. La vista que tenga después de la cirugía de cataratas también puede depender del tratamiento de cualquier daño por la retinopatía diabética o el edema macular.

¿Qué puedo hacer para protegerme los ojos?

Para prevenir o evitar que las enfermedades diabéticas del ojo progresen, controle los factores clave del manejo de la diabetes: la A1c, la presión arterial y el colesterol; y deje de fumar, si lo hace. Lea más información sobre cómo controlar la diabetes.

Además, hágase un examen con dilatación de las pupilas una vez al año, o más seguido si su profesional de la vista lo recomienda. Estas medidas son excelentes maneras de proteger la salud de los ojos y pueden prevenir la ceguera.

Mientras más pronto empiece a controlar la diabetes y otras enfermedades, mejor. Y aunque le haya sido difícil controlar la salud en el pasado, un mejor cuidado ahora puede protegerle los ojos en el futuro. Nunca es demasiado tarde para empezar.

¿Qué sucede si ya he perdido parte de la visión por la diabetes?

Pídale al profesional de la vista que le ayude a encontrar una clínica de baja visión y rehabilitación. Los profesionales de la vista especializados pueden ayudarle a manejar la pérdida de la vista que no puede corregirse con anteojos, lentes de contacto, medicina o cirugía. Los aparatos especiales y capacitación pueden ayudarle a aprovechar al máximo lo que le quede de la vista para que pueda seguir una vida activa, disfrutar de sus pasatiempos, visitar amigos y familiares y vivir sin necesitar la ayuda de otras personas.

Referencias

Diciembre de 2017
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a:
Neil M. Bressler, MD, The Wilmer Eye Institute, Johns Hopkins University School of Medicine; Emily Chew, MD, National Eye Institute (NEI)

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.