Presión arterial alta y enfermedad renal

En esta página:

¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial es la fuerza de la sangre pulsando contra las paredes de los vasos sanguíneos a medida que el corazón la bombea. La presión arterial alta, conocida también como hipertensión, es un aumento en la fuerza que la sangre ejerce sobre los vasos sanguíneos a medida que se mueve por el cuerpo.

¿Qué son los riñones y qué función desempeñan?

Los riñones sanos filtran aproximadamente media taza de sangre por minuto, eliminando toxinas y exceso de agua para producir orina. La orina fluye de cada riñón a la vejiga a través de un par de tubos delgados llamados uréteres, uno a cada lado de la vejiga. La vejiga almacena orina. Los riñones, los uréteres y la vejiga forman parte del sistema de las vías urinarias.

¿Cómo afecta la presión arterial alta los riñones?

La presión arterial alta puede contraer y estrechar los vasos sanguíneos, lo que eventualmente los daña y debilita por todo el cuerpo, incluso en los riñones. El estrechamiento reduce el flujo sanguíneo.

Si los vasos sanguíneos de los riñones están lesionados, es posible que ya no funcionen correctamente. Cuando esto sucede, los riñones no pueden eliminar todas las toxinas y el exceso de líquido del cuerpo. El exceso de líquido en los vasos sanguíneos puede elevar la presión arterial aún más, lo que crea un ciclo peligroso y empeora la lesión. Todo esto puede causar insuficiencia renal.

¿Cuán comunes son la presión arterial alta y la enfermedad renal?

Cerca de 1 de cada 2 adultos en los Estados Unidos, o aproximadamente 108 millones de personas, tienen presión arterial alta.1

Más de 1 de cada 7 adultos en los Estados Unidos, o aproximadamente 37 millones de personas, podrían tener enfermedad renal crónica (ERC).2

La presión arterial alta es la segunda causa principal de insuficiencia renal en los Estados Unidos después la diabetes, como se ilustra en el gráfico 1.2

Un gráfico circular que muestra las causas de la insuficiencia renal en los Estados Unidos, con diabetes en un 38%, hipertensión arterial en un 26%, glomerulonefritis en un 16%, otras causas en un 15% y causas desconocidas en un 5%.Gráfico 1. Causas de insuficiencia renal en los Estados Unidos2

¿Quién tiene más probabilidad de presentar presión arterial alta o enfermedad renal?

Presión arterial alta

Usted tiene más probabilidad de presentar presión arterial alta si:

  • es mayor. La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Con el tiempo, los vasos sanguíneos se engrosan y endurecen naturalmente.
  • tiene familiares con presión arterial alta. Por lo general, la presión arterial alta es hereditaria.
  • lleva un estilo de vida poco saludable. Los hábitos poco saludables como comer demasiado sodio (sal), beber demasiadas bebidas alcohólicas o no hacer actividad física pueden aumentar el riesgo de presentar presión arterial alta.
  • es afroestadounidense. La presión arterial alta es más común entre los adultos afroestadounidenses que entre los adultos caucásicos, hispanos o asiáticos.
  • es hombre. Los hombres tienen más probabilidad de desarrollar presión arterial alta antes de los 55 años; las mujeres tienen más probabilidad de desarrollarla después de los 55 años.

Enfermedad renal

Además de la presión arterial alta, hay otros factores que aumentan su riesgo de enfermedad renal como:

  • diabetes
  • antecedentes familiares de insuficiencia renal
  • raza o grupo étnico (los afroestadounidenses, los hispanos y los indígenas norteamericanos tienden a correr un mayor riesgo de presentar ERC)

La presión arterial alta puede ser tanto una causa como un resultado de la enfermedad renal.

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta y la enfermedad renal?

La mayoría de las personas con presión arterial alta no presentan síntomas (son asintomáticas). En muy raras ocasiones, la presión arterial alta puede causar dolor de cabeza.

La ERC en su etapa temprana también podría aparecer sin síntomas. A medida que la enfermedad renal empeora, algunas personas pueden presentar inflamación, conocida como edema. El edema ocurre cuando los riñones no pueden eliminar el exceso de líquido y sal. El edema se puede presentar en las piernas, los pies, los tobillos o, con menos frecuencia, en las manos o la cara.

Los síntomas de la enfermedad renal avanzada pueden incluir:

  • inapetencia, náuseas o vómito
  • somnolencia, cansancio o problemas para dormir
  • dolor de cabeza o dificultad para concentrarse
  • aumento o disminución de la micción
  • picazón o entumecimiento generalizados, resequedad u oscurecimiento de la piel
  • adelgazamiento
  • calambres musculares
  • dolor de pecho o dificultad respiratoria

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la presión arterial alta y la enfermedad renal?

Presión arterial alta

Los resultados de las pruebas de la presión arterial se escriben con dos números separados por una barra. El número superior es la presión sistólica y representa la presión cuando el corazón late e impulsa la sangre a través de los vasos sanguíneos. El número inferior es la presión diastólica y representa la presión cuando los vasos sanguíneos se relajan entre latidos.

Su profesional de atención médica le diagnosticará presión arterial alta si las lecturas de su presión arterial son consistentemente superiores a 130/80 cuando se le hacen repetidas pruebas de la presión arterial en un consultorio de atención médica.

Los profesionales de atención médica miden la presión arterial con un tensiómetro. Usted puede comprar un tensiómetro para controlar su presión arterial en casa.

Una profesional de atención médica tomando la presión arterial de un paciente mayor con un tensiómetro.Una profesional de atención médica tomando la presión arterial con un tensiómetro

Enfermedad renal

Para verificar si el paciente tiene enfermedad renal, los profesionales de atención médica usan:

  • un análisis de sangre que verifica cuán bien los riñones están filtrando la sangre, conocido como TFG, que significa tasa de filtración glomerular
  • un análisis de orina que verifica la presencia de albúmina. La albúmina es una proteína que puede pasar a la orina cuando los riñones están lesionados.

Si tiene enfermedad renal, su profesional de atención médica usará las mismas dos pruebas para controlarla.

¿Cómo puedo prevenir o retrasar la evolución de la enfermedad renal por presión arterial alta?

La mejor manera de retrasar o prevenir la enfermedad renal por presión arterial alta es tomando medidas para reducir la presión arterial. Estas medidas incluyen una combinación de medicamentos y cambios en el estilo de vida, como:

  • mantenerse físicamente activo
  • mantener un peso saludable
  • dejar de fumar
  • controlar el estrés
  • seguir una dieta sana, que incluya una menor ingesta de sodio (sal)

Independientemente de cuál sea la causa de su enfermedad renal, la presión arterial alta puede empeorarle los riñones. Si tiene una enfermedad renal, debe consultar con su profesional de atención médica sobre cuál es su meta de presión arterial y con qué frecuencia debe medírsela.

Medicamentos

Los medicamentos que reducen la presión arterial también pueden retrasar significativamente la evolución de la enfermedad renal. Dos tipos de medicamentos para reducir la presión arterial, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), pueden ser eficaces para retrasar la evolución de la enfermedad renal.

Muchas personas necesitan dos o más medicamentos para controlar la presión arterial. Además de un inhibidor de la ECA o un BRA, un profesional de atención médica puede recetar un diurético (un medicamento que ayuda a los riñones a eliminar el líquido de la sangre) u otros medicamentos para la presión arterial.

Actividad física

La actividad física regular (en inglés) puede reducir la presión arterial y la probabilidad de padecer otros problemas de salud.

Intente realizar al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica de intensidad moderada. Estas actividades hacen que su corazón lata más rápido y que usted respire con más dificultad. Empiece por intentar estar activo en intervalos de al menos 10 minutos sin descansar. Puede incluir cada segmento de actividad de 10 minutos en el conteo para alcanzar su meta de actividad física. Las actividades aeróbicas incluyen:

  • montar en bicicleta (no olvide usar el casco)
  • nadar
  • caminar rápido
  • andar en una silla de ruedas o participar en actividades que lo ayudarán, como ejercicios aeróbicos en silla
Dos adultos montando en bicicleta por el campo, con cascosMontar en bicicleta es un tipo de ejercicio de intensidad moderada que puede ayudar a reducir la presión arterial y el peso

Si tiene inquietudes, un profesional de atención médica puede brindarle información sobre qué cantidad y qué tipo de actividad es la adecuada para usted.

Peso corporal

Si tiene sobrepeso o está obeso, trate de reducir su peso entre un 7 y un 10 por ciento durante el primer año de tratamiento para la presión arterial alta. Esta cantidad de pérdida de peso puede reducir su probabilidad de desarrollar problemas de salud relacionados con la presión arterial alta.

El índice de masa corporal (IMC) es la herramienta más usada para estimar y detectar el sobrepeso y la obesidad en adultos. El IMC es una medida basada en el peso con relación a la estatura. Su IMC puede indicarle si tiene un peso normal o sano, si tiene sobrepeso o está obeso.

  • Peso normal o sano. Una persona con un IMC de 18.5 a 24.9 se encuentra dentro del rango normal o sano.
  • Sobrepeso. Una persona con un IMC de 25 a 29.9 se considera con sobrepeso.
  • Obesidad. Una persona con un IMC de 30 a 39.9 se considera obesa.
  • Obesidad extrema. Una persona con un IMC por encima de 40 se considera extremadamente obesa.

Su meta debe ser un IMC por debajo de 25 para ayudar a mantener su presión arterial bajo control.3

Fumar

Si fuma, debe dejar de hacerlo. Fumar puede lesionar los vasos sanguíneos, aumentar la probabilidad de desarrollar presión arterial alta y empeorar los problemas de salud relacionados con la presión arterial alta.

Si tiene presión arterial alta, consulte con su profesional de atención médica sobre los programas y productos para ayudarle a dejar de fumar.

Estrés

Aprender a controlar el estrés, relajarse y hacerle frente a los problemas puede mejorar su salud emocional y física. Algunas actividades que podrían ayudarle a reducir el estrés incluyen:

  • mantenerse físicamente activo
  • practicar yoga (en inglés) o tai chi (en inglés)
  • escuchar música
  • enfocarse en algo sereno
  • meditar (en inglés)
Pareja mayor en ropa de ejercicio haciendo estiramiento en un parqueLa actividad física puede reducir el estrés y bajar la presión arterial

¿Cómo afectan la alimentación, la dieta y la nutrición la presión arterial alta y la enfermedad renal?

Seguir un plan de alimentación saludable puede ayudar a bajar la presión arterial. Reducir la cantidad de sodio en la dieta es una parte importante de cualquier plan de alimentación saludable. Su profesional de atención médica podría recomendarle el plan de alimentación DASH, las siglas en inglés de Enfoques alimenticios para acabar con la hipertensión (en inglés). DASH se enfoca en frutas, verduras, granos integrales y otros alimentos que son saludables para el corazón y bajos en sodio, que a menudo proviene de la sal. El plan de alimentación DASH:

  • es bajo en grasas y colesterol
  • incluye leche y productos lácteos descremados o bajos en grasa, pescado, aves y nueces
  • recomienda menos consumo de carnes rojas, dulces, azúcares agregados y bebidas azucaradas
  • es rico en nutrientes, proteínas y fibra
Una variedad de alimentos saludables y nutritivos, incluso verduras, frutas, granos enteros, queso, huevos, leche y pollo.Un plan de alimentación saludable incluye una variedad de alimentos nutritivos y saludables

Un dietista registrado puede ayudarle a adaptar su dieta a su enfermedad renal. Si tiene insuficiencia cardiaca congestiva o edema, una dieta baja en sodio puede ayudar a reducir el edema y reducir la presión arterial. Reducir las grasas saturadas y el colesterol puede ayudar a controlar las altas concentraciones de lípidos o grasas en la sangre.

Las personas con enfermedad renal avanzada deben consultar con un profesional de atención médica sobre su dieta.

¿Qué debo evitar comer si tengo presión arterial alta o enfermedad renal?

Si tiene enfermedad renal, evite los alimentos y bebidas que tengan un alto contenido de sodio (en inglés).

Las medidas adicionales que puede tomar para lograr su meta de presión arterial pueden incluir comer alimentos saludables para el corazón y bajos en sodio, dejar de fumar, mantenerse activo, dormir bien y tomar sus medicamentos de acuerdo con las indicaciones del médico. También debe limitar las bebidas alcohólicas, no más de dos al día para los hombres y una al día para las mujeres, porque consumir demasiadas bebidas alcohólicas aumenta la presión arterial.

Además, un profesional de atención médica podría recomendarle que coma cantidades moderadas o reducidas de proteína.

Las proteínas se descomponen en toxinas que los riñones filtran de la sangre. Comer más proteína de la que su cuerpo necesita puede sobrecargar los riñones y hacer que la función renal disminuya más rápidamente. Sin embargo, comer muy poca proteína puede causar desnutrición, una afección que se presenta cuando el cuerpo no obtiene suficientes nutrientes.

Si tiene enfermedad renal y sigue una dieta restringida en proteínas, el profesional de atención médica le hará análisis de sangre para controlar las concentraciones de nutrientes.

Ensayos clínicos para la enfermedad renal

El NIDDK realiza y respalda ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluidas las enfermedades renales. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y de mejorar la calidad de vida.

¿En qué consisten los ensayos clínicos para la presión arterial alta y la enfermedad renal?

Los ensayos clínicos (en inglés) y otros tipos de estudios clínicos forman parte de la investigación médica e involucran a personas como usted. Cuando una persona se ofrece como voluntaria para participar en un estudio clínico, está ayudando a los médicos e investigadores a conocer más sobre las enfermedades y a mejorar la atención médica para las personas en el futuro.

Los investigadores están estudiando muchos aspectos de la presión arterial alta y la enfermedad renal, como:

  • manejar la presión arterial alta mediante dieta, educación y asesoramiento para pacientes con enfermedad renal
  • probar nuevos medicamentos para tratar la presión arterial alta y la enfermedad renal

Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos (en inglés).

¿Qué estudios clínicos para la presión arterial alta y la enfermedad renal están buscando participantes?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede ver una lista filtrada de estudios clínicos sobre la presión arterial alta y la enfermedad renal financiados por el gobierno federal, que están abiertos y reclutando participantes. Puede ampliar o reducir la lista para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los Institutos Nacionales de la Salud no revisan estos estudios ni pueden garantizar su inocuidad. Antes de participar en un estudio clínico, debe consultar siempre con su proveedor de atención médica.

¿Qué hemos aprendido sobre la presión arterial alta y la enfermedad renal gracias a la investigación financiada por el NIDDK?

El NIDDK ha apoyado muchos proyectos de investigación para obtener información adicional sobre los efectos de la presión arterial alta en la enfermedad renal, incluso identificar genes relacionados con una proteína de colesterol que hace que los afroestadounidenses corran un mayor riesgo de presentar enfermedad renal (en inglés).

Bibliografía

[1] Facts about hypertension. Centers for Disease Control and Prevention. Last reviewed February 25, 2020. Accessed February 2020. www.cdc.gov/bloodpressure/facts.htm.

[2] Centers for Disease Control and Prevention. Chronic Kidney Disease in the United States, 2019. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention; 2019.

[3] Assessing your weight and health risk. National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health, U.S. Department of Health and Human Services. Accessed October 2019. www.nhlbi.nih.gov/health/educational/lose_wt/risk.htm.

Última revisión Marzo de 2020
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Raymond R. Townsend, M.D., Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, y Matthew Weir, M.D., University of Maryland School of Medicine