Quistes renales simples

En esta página:

¿Qué son los quistes renales simples?

Los quistes renales simples son sacos llenos de líquido (quistes) que se pueden formar en uno o ambos riñones. Se puede tener un solo quiste o muchos. Los quistes renales simples suelen ser de forma redonda u ovalada y pueden variar desde el tamaño de un guisante hasta el tamaño de una bola de golf.

Los quistes renales simples generalmente son benignos. Los quistes renales simples no agrandan los riñones, reemplazan su estructura normal ni reducen la función renal como lo hacen los quistes en personas con enfermedad poliquística renal (PKD) (en inglés). La PKD es un trastorno genético que puede causar enfermedad renal crónica.

¿Se conocen los quistes renales simples por otro nombre?

Los profesionales de atención médica a veces se refieren a ellos como quistes simples en los riñones.

Conducto urinario de una figura masculina, con un recuadro que muestra unos quistes renales simplesLos quistes renales simples son sacos anormales llenos de líquido que se forman en los riñones.

¿Cuán comunes son los quistes renales simples?

En un estudio grande, aproximadamente 1 de cada 10 personas tenía quistes renales simples. Entre las personas mayores de 50 años de edad, aproximadamente 1 de cada 5 tenía quistes renales simples.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar quistes renales simples?

Los quistes renales simples son más comunes en las personas mayores, y los hombres tienen más probabilidad de desarrollarlos que las mujeres.2 En un estudio, los hombres tenían el doble de probabilidad de desarrollar quistes renales simples.1

¿Cuáles son los síntomas y complicaciones de los quistes renales simples?

A medida que las personas envejecen, los quistes renales simples tienden a crecer en tamaño y aumentar su cantidad. Sin embargo, los quistes renales simples generalmente no causan síntomas ni problemas de salud adicionales.

En raras ocasiones, los quistes renales simples pueden llegar a ser lo suficientemente grandes como para:

  • presionar los huesos u otros órganos, y causar dolor o molestia
  • bloquear el flujo de sangre u orina a través de los riñones o los uréteres
  • infectarse y causar fiebre, dolor y sensibilidad
  • reventarse y causar dolor o sangre en la orina, conocido también como hematuria
  • elevar la presión arterial

Se debe consultar con un profesional de atención médica si se tiene alguno de estos síntomas. Los profesionales de atención médica pueden tratar los quistes renales simples que causan síntomas u otros problemas de salud.

¿Qué causa los quistes renales simples?

Los expertos no tienen completamente claro la causa de los quistes renales simples, pero son más comunes a medida que las personas envejecen.

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica los quistes renales simples?

Por lo general, los quistes renales simples no causan síntomas, por lo que con frecuencia los profesionales de atención médica los detectan cuando hacen alguna prueba de diagnóstico por la imagen por otra razón. Los profesionales de atención médica podrían usar las pruebas de diagnóstico por la imagen y los análisis de laboratorio para descartar otros problemas más graves, incluiso algunos cánceres renales. Si al paciente le diagnostican un quiste renal simple, generalmente no necesita más pruebas o tratamiento.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Un técnico especializado realiza las pruebas de diagnóstico por la imagen en el consultorio de un profesional de atención médica, en un centro ambulatorio o en el hospital, y un radiólogo o nefrólogo revisa las imágenes. El profesional de atención médica podría usar una tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (MRI) si necesita más información para confirmar el diagnóstico.

No se requiere anestesia para estas pruebas, pero el profesional de atención médica podría dar una sedación ligera si el paciente necesita una resonancia magnética y le asustan los espacios pequeños.

Ecografía. Una ecografía abdominal puede detectar quistes renales simples creando imágenes de los riñones. Para la ecografía se usa un dispositivo llamado transductor, que rebota ondas de sonido seguras e indoloras de los órganos para crear una imagen o una fotografía de su estructura.

Tomografía computarizada. Las tomografías computarizadas pueden mostrar quistes y tumores en los riñones. Una tomografía computarizada usa una combinación de radiografías y tecnología computarizada para crear imágenes del conducto urinario. Aunque una tomografía computarizada sin medio de contraste es la forma más común de ver el conducto urinario, el profesional de atención médica podría administrarle al paciente una inyección de medio de contraste. El medio de contraste es un tinte u otra sustancia que facilita ver las estructuras dentro del cuerpo durante las pruebas de diagnóstico por la imagen. Para una tomografía computarizada, el paciente se acostará en una mesa que se desliza en un dispositivo en forma de túnel que toma las radiografías.

Imagen por resonancia magnética. Al igual que las tomografías computarizadas, la resonancia magnética puede mostrar quistes y tumores, pero con imágenes más detalladas. Las máquinas para la resonancia magnética usan ondas de radio e imanes para producir imágenes detalladas de los órganos y tejidos blandos sin utilizar radiografías.

Análisis de laboratorio

Un profesional de atención médica podría usar los análisis de sangre y de orina para evaluar la función renal.

Mano con guante agarrando un recipiente con orina.Si corre riesgo de problemas renales, es posible que le hagan análisis adicionales de orina y sangre.

¿Cómo tratan los profesionales de atención médica las complicaciones de los quistes renales simples?

Los profesionales de atención médica por lo general no tratan los quistes renales simples que no estén causando síntomas. Sin embargo, es posible que se le pida al paciente que se haga ecografías regulares para observar sus quistes renales simples en busca de señales de cambio o problemas.

Los profesionales de atención médica tratarán los quistes renales simples que causan síntomas, como dolor, o que bloquean el flujo de sangre u orina. Algunos estudios sugieren que drenar o extraer los quistes puede ayudar con la presión arterial alta relacionada con los quistes renales simples.3 Los investigadores no están exactamente seguros de cómo o por qué funciona esto.

Escleroterapia. La escleroterapia se usa para drenar quistes. Usando una ecografía como guía, el profesional de atención médica inserta una aguja larga a través de la piel y dentro del quiste; luego drena el quiste e inyecta una solución de alcohol. La solución endurece el área dentro del quiste, por lo que es menos probable que se llene de líquido nuevamente. Este procedimiento generalmente se realiza en un centro ambulatorio con anestesia local.

Cirugía. Si el quiste es grande, es posible que se necesite cirugía laparoscópica. El cirujano drena el quiste y luego extrae o quema el tejido externo. Para este procedimiento, es posible que el paciente necesite anestesia general en el hospital y deba permanecer allí por 1 o 2 días.

¿Puedo prevenir los quistes renales simples?

No. Nadie puede prevenir los quistes renales simples.

Ensayos clínicos para los quistes renales simples

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) realizan y respaldan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés), puede encontrar los ensayos clínicos que están abiertos actualmente y reclutando participantes.

Bibliografía

Junio de 2019
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.