Cálculos biliares

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

¿Qué son los cálculos biliares?

Los cálculos biliares son pedazos de material duro, como piedras, compuestos generalmente de colesterol o bilirrubina, que se forman en la vesícula biliar. Los cálculos biliares pueden variar en tamaño, desde un grano de arena hasta una pelota de golf. La vesícula biliar puede formar un cálculo biliar grande, cientos de piedritas pequeñas o una combinación de piedras pequeñas y grandes.

Cuando los cálculos biliares obstruyen los conductos biliares de las vías biliares, pueden causar dolor repentino en la parte superior derecha del abdomen. Este dolor se denomina ataque de la vesícula biliar o cólico biliar. Si los síntomas continúan y se dejan sin tratar, los cálculos biliares pueden causar complicaciones graves.

Sin embargo, la mayoría de los cálculos biliares no causan obstrucciones ni dolor, lo que se conoce también como cálculos biliares "silenciosos". Los cálculos biliares silenciosos por lo general no requieren tratamiento médico.

Tipos de cálculos biliares

Los dos tipos principales de cálculos biliares son:

  • cálculos de colesterol
  • cálculos de pigmento

Los cálculos de colesterol suelen ser de color amarillo verdoso y están compuestos principalmente de colesterol endurecido. En algunos países, este tipo de cálculo representa aproximadamente el 75 por ciento de los cálculos biliares.1

Los cálculos de pigmento son de color oscuro y están compuestos de bilirrubina. Algunas personas tienen una mezcla de ambos tipos de cálculos.

¿A qué se pueden parecer algunos tipos de cálculos biliares? A piedritas amarillas.
Los cálculos biliares pueden variar en tamaño, desde un grano de arena hasta una pelota de golf.

¿Se conocen los cálculos biliares por otro nombre?

Colelitiasis es el nombre que los médicos a veces usan para referirse a los cálculos biliares.

¿Qué son las vías biliares?

Las vías biliares, formadas por la vesícula biliar y los conductos biliares, ayudan a la digestión al liberar la bilis.

La vesícula biliar es un órgano pequeño con forma de pera que almacena la bilis y se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, debajo del hígado.

Los conductos biliares de las vías biliares incluyen los conductos hepáticos, el conducto biliar común y el conducto cístico. Los conductos biliares también transportan toxinas y jugos digestivos del hígado y el páncreas al duodeno.

El hígado produce la bilis, que está compuesta principalmente de colesterol, sales biliares y bilirrubina. La vesícula biliar almacena la bilis hasta que se necesita. Cuando la persona come, el organismo le indica a la vesícula biliar que vacíe la bilis en el duodeno para que se mezcle con los alimentos. Los conductos biliares trasportan la bilis de la vesícula biliar al duodeno.

View full-sized imageIlustración de la anatomía de la vesícula biliar; muestra el hígado, el conducto hepático común, el conducto quístico, el conducto biliar común, el páncreas y el intestino delgado. El recuadro muestra el hígado, los conductos biliares, la vesícula biliar, el páncreas y el intestino delgado.
Las vías biliares, formadas por la vesícula biliar y los conductos biliares, ayudan a la digestión al liberar la bilis.

¿Cuán comunes son los cálculos biliares?

Los cálculos biliares son muy comunes y afectan entre el 10 y el 15 por ciento de la población de los Estados Unidos, que es de aproximadamente 25 millones de personas. Alrededor de una cuarta parte de los casi 1 millón de personas diagnosticadas con cálculos biliares cada año tendrán que ser tratadas, generalmente con cirugía.2

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar cálculos biliares?

Ciertos grupos de personas corren un mayor riesgo de desarrollar cálculos biliares que otros.3

  • Las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar cálculos biliares que los hombres. Las mujeres que tienen exceso de estrógeno en el organismo debido al embarazo, reciben terapia de reemplazo hormonal o toman pastillas anticonceptivas pueden ser más propensas a producir cálculos biliares.
  • Las personas mayores son más propensas a desarrollar cálculos biliares. A medida que las personas envejecen, la posibilidad de desarrollar cálculos biliares aumenta.
  • Las personas con antecedentes familiares de cálculos biliares corren un mayor riesgo.
  • Los indígenas estadounidenses tienen genes que elevan la cantidad de colesterol en la bilis, y tienen la tasa más alta de cálculos biliares en los Estados Unidos.
  • Los estadounidenses de origen mexicano también corren un mayor riesgo de desarrollar cálculos biliares.
Un indígena norteamericano y una niña.
Los indígenas norteamericanos tienen factores genéticos que los hacen más propensos a desarrollar cálculos biliares.

Personas con ciertas afecciones médicas

Es más probable que una persona desarrolle cálculos biliares si tiene una de las siguientes afecciones médicas:

  • cirrosis, un trastorno por el cual el hígado se descompone lentamente y deja de funcionar debido a una lesión crónica o de larga duración
  • infecciones en los conductos biliares, que también pueden ser el resultado de una complicación de los cálculos biliares
  • anemias hemolíticas, afecciones por las cuales los glóbulos rojos se descomponen continuamente, como la anemia drepanocítica
  • algunas enfermedades intestinales que afectan la absorción normal de nutrientes, como la enfermedad de Crohn
  • concentraciones altas de triglicéridos
  • colesterol HDL bajo
  • síndrome metabólico, que puede también aumentar el riesgo de complicaciones de los cálculos biliares
  • diabetes y resistencia a la insulina

Personas con problemas de salud relacionados con la dieta y el peso

Es más probable una persona desarrolle cálculos biliares si:

  • es obesa, especialmente si es mujer
  • ha adelgazado rápidamente, como en el caso de una cirugía para adelgazar (en inglés)
  • ha seguido una dieta alta en calorías y carbohidratos refinados y baja en fibra

Infórmese más acerca de la dieta y los cálculos biliares.

¿Cuáles son las complicaciones de los cálculos biliares?

Las complicaciones de los cálculos biliares pueden incluir:

  • inflamación de la vesícula biliar
  • daño grave o infección de la vesícula biliar, los conductos biliares o el hígado
  • pancreatitis (en inglés) por cálculos biliares, es decir, inflamación del páncreas debido a una obstrucción por cálculos biliares

Muchas personas no tienen síntomas de cálculos biliares hasta que aparecen las complicaciones.

Si se dejan sin tratar, los cálculos biliares pueden ser mortales. El tratamiento por lo general involucra cirugía para extraer los cálculos biliares.

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos biliares?

Cuando los cálculos biliares obstruyen los conductos biliares, la bilis se acumula en la vesícula biliar y causa un ataque de la vesícula biliar, lo que se conoce también como cólico biliar. Los ataques de la vesícula biliar generalmente causan dolor en la parte superior derecha del abdomen, que dura a veces varias horas. Los ataques de la vesícula biliar a menudo se presentan después de consumir alimentos pesados y generalmente ocurren al atardecer o durante la noche. Si la persona ha tenido un ataque de la vesícula biliar, probablemente tendrá más.

Los ataques de la vesícula biliar generalmente cesan cuando los cálculos biliares se mueven y ya no obstruyen los conductos biliares. Sin embargo, si alguno de los conductos biliares permanece obstruido durante más de unas pocas horas, el paciente puede presentar complicaciones de los cálculos biliares. Los cálculos biliares que no obstruyen los conductos biliares no causan síntomas.

Ilustración de una silueta humana con una vesícula biliar y sus órganos circundantes. Un recuadro muestra la vesícula biliar con cálculos biliares en su interior y los cálculos biliares obstruyendo los conductos biliares.
Cuando aparecen los cálculos biliares que obstruyen los conductos biliares, la bilis se acumula en la vesícula biliar y causa un ataque de la vesícula biliar.

Cálculos biliares silenciosos

La mayoría de las personas con cálculos biliares no tienen síntomas. Los cálculos biliares que no causan síntomas se denominan cálculos biliares silenciosos. Los cálculos biliares silenciosos no suspenden el funcionamiento de la vesícula biliar, el hígado o el páncreas, de manera que no requieren tratamiento.

El paciente debe buscar atención médica de inmediato si tiene un ataque de la vesícula biliar

Debe consultar con el médico de inmediato si tiene estos síntomas durante o después de un ataque de la vesícula biliar:

  • dolor en el abdomen por varias horas
  • náuseas y vómito
  • fiebre, incluso fiebre leve, o escalofríos
  • color amarillento en la piel o en el blanco de los ojos, conocido como ictericia
  • orina de color de té y heces de color claro

Estos síntomas pueden ser signos de una infección grave o inflamación de la vesícula biliar, el hígado o el páncreas. Los síntomas de los cálculos biliares pueden ser similares a los síntomas de otras afecciones, como apendicitis (en inglés), úlceras, pancreatitis (en inglés) y enfermedad por reflujo gastroesofágico, las cuales deben ser tratadas por un médico tan pronto como sea posible.

Si los conductos biliares permanecen obstruidos, pueden presentarse complicaciones de los cálculos biliares. Si se dejan sin tratar, las obstrucciones de los conductos biliares o del conducto pancreático pueden ser mortales.

¿Qué causa los cálculos biliares?

Se pueden formar cálculos biliares si la bilis contiene exceso de colesterol o de bilirrubina, o deficiencia de sales biliares. Los investigadores no entienden completamente por qué ocurren estos cambios en la bilis. Los cálculos biliares también pueden formarse si la vesícula biliar no se vacía por completo o con la suficiente frecuencia. Ciertas personas son más propensas a tener cálculos biliares que otras debido a determinados factores de riesgo para desarrollar cálculos biliares, como la obesidad y ciertos tipos de dieta.

Dieta

¿Cómo afecta el peso de una persona los cálculos biliares?

Tener sobrepeso u obesidad puede aumentar la probabilidad de desarrollar cálculos biliares, especialmente si es una mujer. Los investigadores han encontrado que las personas obesas pueden tener concentraciones más altas de colesterol en la bilis, lo que puede causar cálculos biliares. Las personas obesas también pueden tener una vesícula biliar grande que no funciona bien. Algunos estudios han demostrado que las personas que tienen grandes cantidades de grasa alrededor de la cintura pueden ser más propensas a desarrollar cálculos biliares que las que tienen grasa alrededor de las caderas y los muslos.

Sin embargo, adelgazar muy rápido también puede aumentar la probabilidad de que se formen cálculos biliares. El paciente debe consultar con su profesional de atención médica sobre cómo adelgazar de manera segura.

¿Cómo afecta el adelgazamiento rápido los cálculos biliares?

Cuando la persona no come durante un largo período de tiempo o adelgaza rápidamente, el hígado libera exceso de colesterol a la bilis. El adelgazamiento rápido también puede evitar que la vesícula biliar se vacíe correctamente. La cirugía para adelgazar puede causar una pérdida rápida de peso y un mayor riesgo de cálculos biliares.

La probabilidad de desarrollar cálculos biliares podría depender del tipo de tratamiento para adelgazar que se escoja. Las dietas o las cirugías que causan adelgazamiento rápido pueden tener más probabilidad de ocasionar problemas de cálculos biliares que las dietas o cirugías que causan un adelgazamiento más lento. Si la persona tiene cálculos biliares silenciosos, también es más probable que desarrolle síntomas de cálculos biliares.

Varios factores pueden aumentar la probabilidad de presentar problemas con los cálculos biliares después de una cirugía para adelgazar o de una dieta muy baja en calorías. Estos factores incluyen:

  • cálculos biliares que la persona tenía antes de la cirugía para adelgazar o antes de una dieta muy baja en calorías, especialmente si los cálculos causaron síntomas
  • una gran cantidad de exceso de peso antes de someterse a una cirugía para adelgazar o a una dieta muy baja en calorías
  • adelgazamiento muy rápido después de la cirugía o de una dieta muy baja en calorías

Si una persona está empezando una dieta muy baja en calorías o se está sometiendo a una cirugía para adelgazar, debe consultar con el médico sobre cómo reducir la probabilidad de desarrollar cálculos biliares. El medicamento ursodiol puede ayudar a prevenir los cálculos biliares en las personas que adelgazan rápidamente por medio de dietas muy bajas en calorías o cirugía para adelgazar.

Una mujer y un hombre con sobrepeso paseando.
Si está empezando una dieta muy baja en calorías o se está sometiendo a una cirugía para adelgazar, debe consultar con el médico sobre cómo reducir la probabilidad de desarrollar cálculos biliares.

¿Es el ciclo de subir y bajar de peso un problema?

El subir y bajar de peso repetidamente también puede causar cálculos biliares. Cuanto más peso se pierda y se recupere durante un ciclo, mayor la probabilidad de desarrollar cálculos biliares.

Se deben evitar las "dietas de emergencia" que prometen ayudarle a adelgazar rápidamente; en cambio, se debe tratar de adelgazar a un ritmo más lento y evitar recuperar el peso con el tiempo.

¿Cómo puede una persona adelgazar de manera segura para disminuir la probabilidad de tener cálculos biliares?

Adelgazar a un ritmo lento puede hacer menos probable que desarrolle cálculos biliares. Para las personas con sobrepeso u obesidad, los expertos recomiendan comenzar adelgazando de 5 a 10 por ciento de su peso inicial durante un período de 6 meses.4 Además, el adelgazamiento puede brindar otros beneficios, como un mejor estado de ánimo, más energía y una imagen positiva de sí mismo.

A la hora de elegir los alimentos saludables que ayudan a adelgazar, también puede elegir alimentos que disminuyen la probabilidad de desarrollar cálculos biliares.

La actividad física regular, que mejorará la salud general, también puede disminuir la probabilidad de desarrollar cálculos biliares. Para mejorar la salud o prevenir el aumento de peso, la persona debe tratar de hacer 2 horas y 30 minutos de actividad física cada semana.5

Debe consultar con el médico antes de comenzar un plan de alimentación y de actividad física para mejorar su salud o mantener su pérdida de peso. Ver recursos del NIDDK para el control de peso.

Bibliografía

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos los cálculos biliares?

Para diagnosticar los cálculos biliares, los médicos usan la historia clínica del paciente, un examen físico, y análisis de laboratorio y pruebas de diagnóstico por la imagen.

Un profesional de atención médica le preguntará al paciente acerca de los síntomas. Le preguntará si tiene antecedentes de afecciones médicas o problemas de salud que lo hagan más propenso a desarrollar cálculos biliares.También puede preguntarle si tiene antecedentes familiares de cálculos biliares y qué come normalmente. Durante el examen físico, el profesional de atención médica examinará el cuerpo y verificará si le duele el abdomen.

Una profesional de atención médica habla con una mujer en un entorno profesional.
Un profesional de atención médica le preguntará si tiene antecedentes de afecciones médicas que lo hagan más propenso a desarrollar cálculos biliares.

¿Qué pruebas usan los profesionales de atención médica para diagnosticar los cálculos biliares?

Los profesionales de atención médica pueden usar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por la imagen para diagnosticar los cálculos biliares.

Análisis de laboratorio

Un profesional de atención médica puede tomar una muestra de sangre del paciente y enviarla a un laboratorio para que la analicen. Los análisis de sangre pueden mostrar signos de infección o inflamación de los conductos biliares, la vesícula biliar, el páncreas o el hígado.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Los profesionales de atención médica pueden usar pruebas de diagnóstico por la imagen para encontrar cálculos biliares. Un técnico realiza estas pruebas en el consultorio del médico, en un centro ambulatorio o en el hospital. Un radiólogo lee e informa sobre las imágenes. Por lo general, para la mayoría de estas pruebas el paciente no necesita anestesia ni medicamento para tranquilizarse. Sin embargo, el médico puede administrarle anestesia o un medicamento para mantenerlo calmado durante una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

Ecografía. La ecografía es la mejor prueba de diagnóstico por la imagen para encontrar cálculos biliares. Para la ecografía se usa un dispositivo llamado transductor, que emite ondas de sonido seguras e indoloras en los órganos para crear una imagen o una fotografía de su estructura. Si el paciente tiene cálculos biliares, se verán en la imagen. A veces, los profesionales de atención médica encuentran cálculos biliares silenciosos cuando el paciente no tiene ningún síntoma.

Tomografía computarizada (TC). Para las tomografías computarizadas se usa una combinación de rayos x y tecnología informática para crear imágenes del páncreas, la vesícula biliar y las vías biliares. Las tomografías computarizadas pueden mostrar cálculos biliares o complicaciones como infección y obstrucción de la vesícula biliar o los conductos biliares. Sin embargo, las tomografías computarizadas también pueden fallar y no detectar los cálculos biliares que el paciente pueda tener.

Imágenes por resonancia magnética (IRM). Las máquinas de resonancia magnética usan ondas de radio e imanes para producir imágenes detalladas de los órganos y tejidos blandos sin rayos x. Las resonancias magnéticas pueden mostrar cálculos biliares en los conductos de las vías biliares.

Una profesional de atención médica habla con una paciente antes de que ingrese a una máquina de resonancia magnética
Las imágenes por resonancia magnética pueden mostrar cálculos biliares en los conductos de las vías biliares.

Colescintigrafía. La colescintigrafía, también conocida como gammagrafía con ácido hidroxi-iminodiacético, gammagrafía HIDA o gammagrafía hepatobiliar, usa un material radioactivo seguro para producir imágenes de las vías biliares. El paciente se acostará en una mesa mientras un profesional de atención médica le inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en una vena del brazo. También puede inyectarle una sustancia que hace que la vesícula biliar se contraiga. Una cámara especial toma imágenes del material radioactivo a medida que se desplaza por las vías biliares. Los médicos usan la colescintigrafía para diagnosticar contracciones anormales de la vesícula biliar o una obstrucción en los conductos biliares.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica combina la gastroendoscopia superior y radiografías para tratar los problemas de la bilis y los conductos pancreáticos. La CPRE ayuda al profesional de atención médica a localizar el conducto biliar afectado y los cálculos biliares. Esta prueba es más invasiva, o involucra más instrumentos dentro del cuerpo, que otras pruebas. Los médicos la usan de forma selectiva, generalmente para extraer un cálculo biliar que está atascado en el conducto biliar común.

Tratamiento

¿Cómo tratan los profesionales de atención médica los cálculos biliares?

Si los cálculos biliares son asintomáticos, probablemente el paciente no necesite tratamiento. Sin embargo, si tiene un ataque de la vesícula biliar u otros síntomas, debe comunicarse con el médico. Aunque los síntomas pueden desaparecer, tal vez aparezcan nuevamente y es posible que necesite tratamiento. El médico puede referirlo a un gastroenterólogo o a un cirujano para que obtenga tratamiento.

El tratamiento común para los cálculos biliares es la cirugía para extirpar la vesícula biliar. En ocasiones, los médicos pueden usar tratamientos no quirúrgicos para tratar los cálculos de colesterol, pero los cálculos de pigmento por lo general requieren cirugía.

Cirugía

La cirugía para extirpar la vesícula biliar, conocida como colecistectomía, es una de las operaciones más comunes que se hacen en adultos en los Estados Unidos. La vesícula biliar no es un órgano fundamental, lo que significa que una persona puede vivir normalmente sin este órgano.

Generalmente un profesional de atención médica le pondrá al paciente anestesia general para la cirugía. Una vez que el cirujano extrae la vesícula biliar, la bilis fluye fuera del hígado a través del conducto hepático y el conducto biliar común directamente al duodeno, en lugar de almacenarse en la vesícula biliar.

Los cirujanos hacen dos tipos de colecistectomía:

Colecistectomía laparoscópica. Casi todos los cirujanos hacen las colecistectomías con laparoscopia. Los cirujanos hacen muchas colecistectomías laparoscópicas en forma ambulatoria, es decir, que el paciente puede regresar a su casa el mismo día. Probablemente podrá volver a la actividad física normal en aproximadamente una semana.

Colecistectomía abierta. El cirujano hace una colecistectomía abierta cuando la vesícula biliar está gravemente inflamada, infectada, o cicatrizada de otras operaciones. El médico puede hacer una colecistectomía si ocurren problemas durante una colecistectomía laparoscópica. Después de la cirugía, es posible que el paciente deba permanecer en el hospital hasta por una semana. Probablemente podrá volver a la actividad física normal después de aproximadamente un mes.

Un hombre acostado en una cama de hospital se prepara para la cirugía con una profesional de atención médica.
La cirugía para extirpar la vesícula biliar, conocida como colecistectomía, es una de las operaciones más comunes que se hacen en adultos en los Estados Unidos.

¿Qué sucede después de que se extrae la vesícula biliar?

Un pequeño número de personas tienen deposiciones más suaves y más frecuentes después de la extirpación de la vesícula biliar porque la bilis ahora fluye al duodeno con más frecuencia. Los cambios en los hábitos intestinales suelen ser temporales; sin embargo, se debe consultar con el médico.

Todas las cirugías conllevan un posible riesgo de complicaciones; sin embargo, las complicaciones de la cirugía de la vesícula biliar son muy poco comunes. La complicación más común es la lesión de los conductos biliares, lo que puede causar una infección. Es posible que el paciente necesite una o más operaciones adicionales para reparar los conductos biliares.

Tratamientos no quirúrgicos

Los médicos usan tratamientos no quirúrgicos para los cálculos biliares solamente en situaciones especiales, como en el caso de que el paciente tenga cálculos de colesterol y una afección médica grave que impide la cirugía. Incluso con tratamiento, los cálculos biliares se pueden volver a presentar. Por lo tanto, es posible que el paciente tenga que recibir tratamiento regular para los cálculos biliares durante mucho tiempo o incluso por el resto de su vida.

Un médico puede usar los siguientes tipos de tratamientos no quirúrgicos para extraer o disolver los cálculos biliares de colesterol:

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). A veces los médicos usan la CPRE para extirpar un cálculo biliar que está atascado en el conducto biliar común.

Terapia de disolución oral. El ursodiol (Actigall) y el quenodiol (Chenix) (en inglés) son medicamentos que contienen ácidos biliares que pueden disolver los cálculos biliares. Estos medicamentos funcionan mejor para disolver los cálculos pequeños de colesterol. Es posible que el paciente necesite meses o años de tratamiento para disolver todos los cálculos.

Litotricia por ondas de choque. El médico puede usar la litotricia por ondas de choque para romper los cálculos biliares en pequeños pedazos. Este procedimiento solamente se usa en raras ocasiones, y algunas veces junto con el ursodiol.

¿Cómo puede ayudar el paciente a prevenir los cálculos biliares?

El paciente puede ayudar a prevenir los cálculos biliares:

  • ajustando su plan de alimentación para incluir más alimentos ricos en fibra y grasas saludables, menos carbohidratos refinados y menos azúcar
  • adelgazando de manera segura si tiene sobrepeso u obesidad
  • manteniendo un peso saludable mediante una alimentación saludable y actividad física regular

Alimentación, dieta y nutrición

¿Cómo puede ayudar el paciente a prevenir los cálculos biliares?

El paciente puede reducir el riesgo de desarrollar cálculos biliares siguiendo un plan de alimentación saludable (en inglés) y haciendo actividad física con regularidad que le ayudarán a lograr y mantener un peso saludable.

Para ayudar a prevenir los cálculos biliares los expertos recomiendan:

  • comer más alimentos con alto contenido de fibra, como
    • frutas, verduras, frijoles y arvejas
    • granos integrales, incluso arroz integral, avena y pan integral
  • comer menos carbohidratos refinados y menos azúcar
  • comer grasas saludables, como aceite de pescado y aceite de oliva, para ayudar a que la vesícula biliar se contraiga y se vacíe con regularidad
  • evitar las grasas no saludables, como las que se encuentran a menudo en los postres y los alimentos fritos
Un grupo de personas comiendo enfrente de una mesa.
Puede reducir su riesgo de desarrollar cálculos biliares si sigue una dieta saludable y mantiene un peso saludable.

Antes de hacer cualquier cambio en su plan de alimentación, el paciente debe consultar con un profesional de atención médica. Adelgazar muy rápido puede causar problemas de salud. Las dietas con muy pocas calorías y la cirugía para adelgazar (en inglés) pueden causar un adelgazamiento rápido y aumentar el riesgo de desarrollar cálculos biliares. Obtenga información adicional sobre adelgazar, dieta y cálculos biliares.

Última revisión Noviembre de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.